Hinojosa+2

Concluyen diversas obras de restauración en el interior de la iglesia de Hinojosa del Campo

banner fogon

La construcción de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, declarada Bien de Interés Cultural, es barroca y data del siglo XVIII. En la restauración de los paramentos se han invertido 30.000 euros.

Nuestra Señora de la Asunción, en Hinojosa del Campo (Soria), declarada Bien de Interés Cultural con categoría de Monumento en septiembre de 2016, es un singular ejemplo de iglesia encastillada, resultado de numerosas transformaciones sufridas a lo largo de los tiempos. Su imagen actual es un compendio de estilos, desde el románico al barroco, que configura un conjunto de gran originalidad.

El delegado territorial, Manuel López, ha visitado esta mañana la iglesia, junto al alcalde de la localidad, Raúl Lozano, para comprobar el resultado de las obras de restauración de los paramentos interiores del templo realizadas con una inversión que ronda los 30.000 euros. Junto a ellos, han asistido al acto, entre otros, el delegado diocesano de Patrimonio, Javier Ramírez; el párroco de la localidad, Alfonso García; el jefe del Servicio Territorial de Cultura, Carlos de la Casa; y los responsables de la empresa que ha realizado los trabajos.

Esta intervención se encuadra en el ‘Programa Uno x Uno’ de la Consejería de Cultura y Turismo, mediante el cual la Junta de Castilla y León, a través de la Dirección General de Patrimonio Cultural, y el Ayuntamiento de Hinojosa del Campo, en este caso, han aunado esfuerzos institucionales para recuperar bienes que forman parte de nuestro patrimonio cultural.

El trabajo se ha centrado en el rejuntado de las grietas existentes en estos paramentos y su posterior pintado, así como en los arreglos de desconchados en paredes y bóvedas, producto todo ello de una prolongada falta de conservación.

Conocida la existencia de capas pictóricas, al menos sobre las bóvedas y en el ábside románico que actualmente es el coro de la iglesia, y con el fin documentarlas, para reconocer y examinar todas las grietas y desconchados se han utilizado medios auxiliares de elevación.

Una vez concluidos estos estudios, se han delimitado las pinturas murales existentes, se ha realizado una limpieza superficial en seco y se han protegido y consolidado sus bordes.

Se han eliminado los restos de las zonas huecas y con peligro de desprendimiento de los paramentos, rellenando las grietas grandes con mortero bastardo de cal y cemento blanco. Las pequeñas se han restaurado mediante la colocación de vendas y pasta elástica para juntas. Este proceso ha culminado con la eliminación de las manchas existentes producidas por la humedad.

Posteriormente se han pintado con temple liso a dos tonos las superficies sin policromía, realizando pruebas en zonas discretas, con catas de reducido tamaño y en sitios poco visibles. El colorido se ha realizado en tonos que no alteran drásticamente las propiedades del ambiente interior ni cambian sustancialmente la estética del templo.

La intervención se ha ceñido a la normativa internacional y a las leyes actuales, por la que cada actuación ha partido del respeto hacia el ‘bien’ y su originalidad, siendo éste concebido como entidad única, siempre dependiente de su contexto y pasado. Los procesos han estado basados en el principio de mínima intervención, ciñéndose a lo estrictamente necesario y asumiendo la degradación natural del paso del tiempo.

La obra, coordinada por el Servicio Territorial de Cultura, ha sido ejecutada por la empresa soriana Rehabisoria Rehabilitación y Construcción de Obras y Monumentos, S. L., que ha realizado un completo informe de la actuación en el que, atendiendo al concepto de ‘intervención preventiva’, incluye una carta de recomendaciones sobre mantenimiento y supervisión.

En este conjunto religioso ya fueron consolidadas las cubiertas, la atalaya y la torre por la Junta de Castilla y León. El Ayuntamiento de Hinojosa del Campo está procediendo también a la rehabilitación de otros elementos constitutivos del conjunto, como la maquinaria del reloj de torre, adecentamiento del baptisterio, la iluminación exterior, la instalación eléctrica, etc.

Una original construcción, resultado de numerosas transformaciones

De origen románico del siglo XII, la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción constituye una singular construcción, resultado de las numerosas transformaciones sufridas en su traza a lo largo de los tiempos. Estos cambios han dado lugar a un compendio de diferentes estilos y épocas, románico, gótico, renacentista y barroco, que configuran un conjunto de gran originalidad. La construcción de la iglesia es barroca y data del siglo XVIII. Está compuesta de una sola nave con orientación este-oeste, y tres tramos cubiertos con bóvedas de cañón con lunetos, construidas de ladrillo, alguna de las mismas adornada con yeserías.

La entrada al templo se hace desde atrio construido por el lado del Evangelio y por el tramo más cercano a los pies. La cabecera se sitúa en el lado oeste, y los pies con el coro al este, al contrario de lo habitual en estos edificios. Probablemente se deba a la existencia de la torre defensiva sobre lo que pudo ser la primera cabecera románica, lo que dificultó la incorporación de la nueva cabecera en el siglo XVIII, cuando la iglesia se reconstruyó, pasando a situarse ésta del lado oeste.

La cabecera está compuesta de tramo central rectangular que se cubre con bóveda elíptica sobre pechinas y dos absidiolos semicirculares cubiertos con bóveda de horno. Al exterior el tramo central se prolonga ligeramente y se remata en una curva muy tendida. Por el lado norte se distribuyen dos capillas, una corresponde a la antigua sacristía, a la que se accede desde el sotocoro actual, y la otra, la capilla de los Morales, frente a la entrada, que es construcción gótica con bóveda de crucería. El coro se sitúa en la torre-fortaleza en primera planta, a la que se llega por una escalera situada en zona posterior. Se levanta sobre arco carpanel y se remata frontalmente con balaustrada de madera.

Al exterior, además de sus dos torres, destaca el atrio. Se trata de un pórtico con dos amplios arcos de medio punto, de buena construcción de sillares de piedra, que contrasta con el resto de las fábricas, de mampuesto. Tiene interés su solado de ripio formando figuras. Dado su estilo, probablemente sea construcción algo anterior a la de la nave del siglo XVIII. Al lado izquierdo del mismo, se sitúa la otra torre de la iglesia, construcción de un solo cuerpo sobre base cuadrada, que posee en coronación cuatro ventanas con arco de medio punto en las que se alojan las campanas. Las cubiertas de las diferentes partes del edificio son de teja árabe, salvo en la torre atalaya que se cubre con cubierta plana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Cocinando con..

Rumbo al altar

CLOSE
CLOSE

Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (1) in /home/soriatv/www/wp-includes/functions.php on line 3510

Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (1) in /home/soriatv/www/wp-includes/functions.php on line 3510