Inauguradas las obras las obras de rehabilitación de la ermita de San Bartolomé en Ucero

El Obispo de Osma-Soria, Mons. Abilio Martínez Varea, ha presidido la inauguración y bendición de las obras de rehabilitación de la ermita de San Bartolomé, enclavada en el Cañón del Río Lobos (Soria). En el acto han estado presentes representantes de la Diócesis de Osma-Soria, del Ayuntamiento de Ucero, de la Junta de Castilla y León así como de la empresa encargada de las obras.

Las obras de rehabilitación, que se han prolongado durante siete meses y que han supuesto una inversión de 115.000€, costeados totalmente por la parroquia de Ucero, han afectado tanto al exterior como al interior del templo.

En el exterior de la ermita se ha intervenido, básicamente, en la cubierta, la portada y los muros.
Se ha reparado la cubierta retirando las tejas deterioradas y retejando con teja cerámica curva vieja, de las mismas características a las existentes, fijada con espuma de poliuretano.
La portada se ha saneado, se han limpiado todas las superficies mediante cepillado manual en seco, eliminando restos de suciedad superficial, y microorganismos, líquenes etc.; se han reintegrado superficies de piedra deterioradas con importantes pérdidas de volumen; y se han repuesto las columnillas faltantes, realizadas con piedra natural de características similares a la existente, manteniendo las formas, medidas y texturas iguales a las originales.

Respecto a los muros la intervención ha consistido en el sellado y consolidado del encuentro de los muros con un aislante para impedir las filtraciones de agua por la unión con la roca natural.

En el interior las mejoras han afectado al pavimento, las paredes, las capillas y el ábside así como la iluminación y las ventanas.

Se ha desmontado el pavimento de baldosas de barro, se ha realizado el saneamiento del suelo ahondando 40 centímetros por medios manuales y con el correspondiente seguimiento arqueológico; además, se ha colocado un tubo poroso desde el coro a la mitad de la nave hasta una arqueta para dar salida a las humedades que se filtraban desde la parte de atrás de la ermita, se ha colocado canto rodado para mejor saneamiento del suelo y se ha compactado con un mallazo de hormigón de cal. Finalmente, se ha colocado el suelo de baldosa de barro y losas de piedra caliza, y se ha limpiado toda la piedra antigua del suelo que no ha sido sustituida.
En las paredes se ha picado el yeso de los paramentos verticales de la parte bajabdel coro y una antigua puerta lateral, por medios manuales, eliminándolos en su totalidad; posteriormente se han revestido con mortero de cal.
Por lo que respecta a las capillas y al ábside se ha cambiado de ubicación el altar de la Virgen de la Salud colocándolo en la posición que estaba en el siglo pasado y dejando una mejor uniformidad en las capillas y visibilidad del arcosolio que tapaba dicho altar; además, se ha retirado el retablo mayor dejando el ábside visible en su totalidad y se ha colocado la imagen del Cristo que estaba en la capilla lateral en la cabecera del ábside. Igualmente se ha retirado el altar del Cristo y se ha colocado la imagen de San Bartolomé.
Se ha soterrado la instalación de la iluminación existente y se han colocado focos de luz indirecta a los pies de las columnas de la nave central; igualmente se han colocado focos para la iluminación de los arcosolios, las capillas laterales y el ábside.
Finalmente, se ha cerrado la ventana que hay en el coro.