Las ONGds de Soria en coordinación con la CONGD de CyL y con la colaboración de Ayuntamiento y Diputación de Soria celebran la Semana Pobreza 0

Las Organizaciones No Gubernamentales de Desarrollo, ONGds, de Soria, celebran la Semana de Pobreza 0 en el marco de un programa regional coordinado con la Coordinadora de ONGd y contando con la colaboración de las instituciones sorianas, Ayuntamiento y Diputación Provincial, Cines del Mercado Municipal y Casino Amistad Numancia. Conforme a los datos del informe El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2019. Protegerse frente a la desacelSeración y el debilitamiento de la economía., emitido por diversas agencias de las NNUU, en 2018, más de 820 millones de personas en el mundo seguían padeciendo hambre, lo cual destaca el inmenso desafío que supone lograr el objetivo del hambre cero para 2030. El hambre está aumentando en África, Asia, América Latina y el Caribe, aunque su prevalencia todavía se sitúa por debajo del 7%. Se estima que más de 2.000 millones de personas carecen de acceso a alimentos inocuos, nutritivos y suficientes, lo que incluye al 8% de la población de América septentrional y Europa. Uno de cada siete recién nacidos, es decir 20,5 millones de niños de todo el mundo, tuvieron bajo peso al nacer en 2015 y no se han registrado progresos en la reducción del bajo peso al nacer desde 2012.

Antes estos datos, toda la sociedad tiene un largo camino por recorrer si queremos llegar a la meta de reducir a la mitad el número de niños afectados por esta lacra en 2030, dando cumplimiento a los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Las ONGDs de Soria se movilizan un año más para visibilizar las desigualdades existentes en el Siglo XXI y demandar políticas económicas y sociales que combatan los efectos de los ciclos económicos adversos cuando éstos llegan, evitando al mismo tiempo los recortes en servicios esenciales como la asistencia sanitaria y la educación. Esto sólo es posible si se inician un proceso de transformación estructural inclusiva que disminuya la brecha de desigualdades entre Norte y Sur, ricos y pobres, medio rural y medio urbano, y hombres y mujeres; y se integren las preocupaciones sobre seguridad alimentaria y nutrición en los esfuerzos por reducir la pobreza.