«Si no está en una silla de ruedas, búsquese la vida»

Es la respuesta que recibió Mª Ángeles López Castillo, vecina de Esteras de Medinaceli, por parte de la atención de los servicios sanitarios de Castilla y León. Padece dolores y pérdida de sensibilidad en la zona genital y las piernas, y los médicos todavía no han encontrado la causa. Tras la retirada de la Unidad del Dolor de Soria, ha intentado acudir a Madrid, y después a Zaragoza, «al igual que permite el convenio que mantienen los pacientes de la zona del Moncayo soriano». Su hospital de referencia es Valladolid, pero esa pérdida de sensibilidad, hace imposible que recorra en coche particular los 249 kilómetros que hay hasta la capital castellanoleonesa. Para Ángeles ya es complicado acudir todos los días hasta Medinaceli, donde trabaja, afirmando que «tiene que ir muy despacio para no jugarse la vida al perder sensibilidad». Su opción pasaría por ir en autobús hasta Soria, y hacer coincidir ese viaje con el autobús hasta Valladolid, algo que es complicado en una provincia que cada vez cuenta con menos servicios de transporte. Es por ello que pide que las administraciones escuchen su caso y puedan encontrarle una solución.