El PP de la capital critica que se vuelvan a levantar las aceras en el Polígono de Las Casas para la inclusión de la fibra óptica

El grupo popular denuncia la total falta de planificación del equipo de gobierno socialista que, tras aprovechar las subvenciones del Pan Soria para arreglar las maltrechas aceras del Polígono Industrial de Las Casas, ahora las vuelve a levantar para introducir fibra óptica.

El grupo popular del ayuntamiento de Soria quiere denunciar públicamente la total falta de planificación que demuestra el equipo de gobierno, que después de utilizar el dinero del Plan Soria para arreglar el mal estado en el que mantiene al Polígono Industrial de las Casas, ahora necesita volver a levantar las aceras recién terminadas porque nadie planificó la necesidad de dejar el espacio necesario para meter la fibra óptica.

El concejal popular, Carlos Castro, recuerda que el millón de euros invertidos de la Junta de Castilla y León a través del Plan Soria en el arreglo de viales, aceras y farolas, en el polígono Las Casas, a pesar de ser competencia exclusiva del propio ayuntamiento de Soria, se solicitó bajo el epígrafe eufemístico de “Mejora de la competitividad de los polígonos industriales”.

“Una inversión tirada a la basura por no haber tenido en cuenta nadie que era necesario dejar las canalizaciones necesarias para poder llevar algo tan necesario para las empresas como la fibra óptica” ha destacado el concejal popular Carlos Castro quién ha recogido el malestar de algunos empresarios que consideran que la total falta de planificación del ayuntamiento para con el polígono de Las Casas está costando un dinero que bien podría emplear en otras muchos carencias que tienen las empresas ubicadas en este polígono industrial y que se sienten maltratadas por el ayuntamiento que se limita a recaudar, pero no a invertir en cubrir las necesidades existentes.

La total falta de previsión del equipo de gobierno socialista del ayuntamiento soriano, está demostrando que nadie se preocupa por los problemas cotidianos de la ciudad, cuyos vecinos asisten impasibles ante la apertura una y otra vez de la mismas calles y aceras, cada vez con una finalidad distinta, molestando a vecinos, viandantes y empresarios y en muchas ocasiones, como en este caso del polígono industrial de Las Casas, derrochando el dinero público que debiera ser mucho mejor empleado.