jueves 18 agosto, 2022
InicioACTUALIDADDEPURADORA DE SORIA/ Hermanos Villar denuncia a presidente y director de ACUAES...

DEPURADORA DE SORIA/ Hermanos Villar denuncia a presidente y director de ACUAES por presuntos delitos contra el medio ambiente, ordenación del territorio y urbanismo

La empresa Hermanos Villar Hernández S.L. ha presentado en la mañana de este jueves 21 de mayo, una denuncia ante el Juzgado de Instrucción Decano de Soria en la que apunta a «graves defectos u omisiones» «grave riesgo higiénico-sanitario» o «grave fraude de ley» presuntamente cometidos por la empresa ACUAES en la redacción del proyecto de la Estación Depuradora de Aguas Residuales de Soria y en la elaboración de informes para dicha redacción.

La empresa soriana que tiene terrenos y propiedades expropiadas para la realización de este proyecto, asegura que «El Proyecto de nueva EDAR y Emisario de Soria, contienen múltiples defectos que afectan gravemente al medio ambiente y a las condiciones sanitarias de la población de Soria«, por lo que se presenta la denuncia por «posible delito contra el medio ambiente«.

En las alegaciones, la empresa asegura que además de no poder desarrollar su actividad empresarial porque la ubicación de la EDAR, que se encuentra en el centro geográfico de la propiedad, «haría incompatible la actividad ganadera e industrial que en la misma se desempeña»; la construcción de la EDAR podría suponer «un grave riesgo higiénico-sanitario» al realizar los vertidos en «lugares muy próximos a la granja porcina, sin respetar las distancias mínimas ni las condiciones de bioseguridad impuestas legalmente». Hermanos Villar Hernández aducen en la denuncia que incluso se podría dar un problema de salud pública ya que «la posible transmisión de patógenos provenientes de la futura EDAR, supondría un grave riesgo para los cerdos de la granja, pudiendo resultar infectados, sin manifestar ningún síntoma (asintomáticos) y por tanto pasar a la cadena de consumo humana».

Respecto a la afección sanitaria, la denuncia indica que cerca de la obra propuesta por el Ayuntamiento de Soria y el Ministerio para la Transición Ecológica, «existe un núcleo residencial muy próximo a la zona de afección de la EDAR (82 metros)», y en el que «actualmente, residen 4 familias, entre los que no se debe olvidar los hijos de los empleados (niños pequeños de 3 a 8 años)»

En el plano medioambiental, la denuncia indica el proyecto de la depuradora de Soria «provoca una verdadera situación de grave peligro para los bienes jurídicos que aquí se pretenden proteger: el medio hídrico subterráneo (acuíferos)».

La denuncia presentada afirma que se presenta ante un presunto “delito de peligro hipotético o potencial”, ya que la parte denunciante entiende que «el Código Penal prevé un castigo para aquel comportamiento previo que, necesariamente, pueda derivar en la materialización del daño, en este caso, el inicio de la ejecución de las actividades de la construcción de la EDAR. Por tanto, el delito ecológico es un tipo delictivo de los denominados de peligro, en el sentido en que no requiere de una lesión efectiva en el bien jurídico protegido para que la conducta sea castigada».

Para Hermanos Villar Hernández se ha producido un delito contra el medio ambiente del art. 325 del Código Penal por:

  • 1º) Se ha producido una infracción administrativa y legal de carácter general y con vulneración de la normativa del medio ambiente en relación con el procedimiento de aprobación y contenido del Proyecto de EDAR y emisario.
  • 2º) Nos encontramos ante un proyecto de EDAR y emisario que se ha empezado a licitar y ejecutar, y que causará graves daños ambientales y sociales.
  • 3º) Existe un riesgo grave para el medio hídrico subterráneo (acuíferos),  el medio ambiente y la salud de las personas como a su calidad de vida, de continuar ejecutándose el Proyecto de EDAR y emisario.
  • 4º) Dolo o culpabilidad de la Administración en las deficiencias detectadas en relación con el Proyecto de EDAR y emisarios, que han sido denunciadas ante ACUAES, sin recibir una respuesta razonada a las mismas.

PRESUNTAS IRREGULARIDADES ADMINISTRATIVAS Y LEGALES

La empresa presenta en esta misma denuncia otro apartado. En este caso, advierte que la «Declaración de Impacto Ambiental (DIA) ha caducado». Que hay «una gran variación en las dimensiones del propio túnel colector-emisario, que pasa de tener un diámetro de excavación de 3.1 m a 3.7 metros», lo que supondrá «un aumento de la superficie de excavación de nada menos que de un 40 %, con respecto al anteproyecto que fue sometido a Evaluación de Impacto Ambiental», por lo que la empresa entiende que «las afecciones medioambientales y a terceros consideradas en el Estudio de Impacto Ambiental se verán totalmente modificadas y aumentadas sustancialmente, sólo por la lógica aplastante de cuanto mayor diámetro de excavación, mayor interacción con el contexto geológico donde se efectúa». Se indica además que «el proyecto del “EMISARIO”, fue redactado en el año 2015 y, por lo tanto, no ha sido adaptado al nuevo Convenio suscrito en el año 2019». Que hay una «Ausencia de documentación esencial en el Anteproyecto de emisario y EDAR«. También afirman que existe un «incumplimiento de las distancias de seguridad con la granja porcina«. Además de afirmar que «el Proyecto de Saneamiento está sobredimensionado«.

Es por ello que entienden que «la ejecución de este Proyecto sobredimensionado y con una DIA caducada, supone una actuación totalmente ilegal que perjudica gravemente el medio ambiente«, «por lo que procede la apertura de una investigación para dilucidar la existencia de un posible delito ecológico si se sigue adelante con este proyecto aprobado que se está empezando a ejecutar, si bien adolece de graves defectos u omisiones».

Para presentar la denuncia, la empresa ha acompañado diversos informes periciales en los que aseguran que hay «Impacto biológico de la instalación de una planta de depuración de aguas residuales en la proximidad de un núcleo de producción de porcino» anteriormente referenciado; un «Impacto geológico del proyecto de EDAR y emisario«, ya que la empresa asegura que el proyecto atraviesa «dos acuíferos relacionados entre sí y con el propio nivel de las aguas del río Duero», y las obras que se realizarán para acometer ese túnel, aseguran, «hará que sean esperables importantes filtraciones de agua en el interior del túnel en toda su longitud y con total seguridad«, así como «traerá consigo el descenso de los niveles piezométricos de los acuíferos interceptados, lo que conllevará impactos hidrogeológicos, medioambientales y sociales, importantes e irreversibles».

También se denuncia que el emplazamiento de la EDAR se encuentra en una zona inundable «para periodos de retorno T=100 y T=500 años, y de la Zona de Flujo Preferente«, por lo que se ha solicitó un nuevo Estudio de Inundabilidad a la empresa ASCIEM Consulting en marzo de 2020 en el que se indica que «la lámina de agua alcanzará alturas máximas de 1.40 y 2.43 m sobre la cota topográfica del suelo actual, para los periodos de retornos de 100 y 500 años respectivamente. Las inundaciones correspondientes a los periodos de retorno T100 y T500 ocuparan la mayor parte de la parcela objeto de Estudio, incluyendo la zona donde se ha planificado la construcción de la EDAR«.

En el QUINTO punto de la denuncia, la empresa explica que «a pesar de las advertencias de los perjuicios irreparables que ocasionará para el medio hídrico subterráneo (acuíferos), el medio ambiente y la salud de las personas, la continuación de su actividad no se ha detenido, ni se ha planteado la reubicación de la estación en un área geográfica en la que su actividad resulte menos lesiva». Señalan la falta de acceso y facilidades a la hora de entregar informes solicitados sobre el proyecto:

Para acreditar el grado de desinformación e irregularidades manifestado en este proyecto, sirva como prueba fehaciente las últimas notas informativas que se  ha visto obligada a publicar ACUAES en el portal de la contratación pública. Concretamente se le plantea a ACUAES (alguna empresa candidata a la adjudicación de la obra del túnel) la siguiente consulta:

Estamos realizando un estudio pormenorizado del proyecto y echamos en falta los registros de los sondeos que se citan en el geológico y se dibujan en el perfil. Sí que hemos encontrado las catas pero no localizamos los sondeos”.

Con motivo de esta consulta, días después, ACUAES colgó en su página web la información requerida por el contratista. Tristemente, esta información fue requerida en el trámite de información pública por HNOS VILLAR en sus alegaciones presentadas, a lo que ACUAES se negó a facilitar dicha información, evitando así poder estudiar el proyecto en detalle

Es por ello que la empresa afirma que «estamos denunciando importantes impactos e informes preceptivos no previstos por el estudio de EIA y una DIA caducada debería obligar a una nueva evaluación ambiental, sometidas ambas a las prescripciones de la vigente Ley 21/2013 como requisito previo a cualquier expropiación forzosa e inicio de ejecución de obras o servicios«.

POSIBLES DELITOS SOBRE LA ORDENACIÓN DEL TERRITORIO Y EL URBANISMO

Por último, la denuncia presentada apunta a que la empresa ACUAES ha «adjudicado con fecha 22/10/2019 para el inicio del proceso constructivo del túnel en zona de especial protección, con una DIA caduca», en tres contratos. Por ello la empresa denuncia que «se han dividido artificialmente tres contratos en uno«, que «se quiere dar la apariencia por parte de ACUES de multiplicidad de contratos (…) Todo lo cual deja entrever una “voluntad maliciosa” tendente a conculcar los principios de publicidad y concurrencia que rigen la contratación pública, con una división artificiosa en varios contratos menores en grave fraude de ley».

Por todo ello la empresa presenta la denuncia por entender que «los hechos relatados pueden ser constitutivos de un delito de medio ambiente del artículo 325 y siguientes del Código Penal, así como sobre la ordenación del territorio y el urbanismo (artículos 319 y 320 del C.Penal)«, pidiendo que se practiquen las diligencias necesarias para el esclarecimiento de los hechos, y designando como autores del delito «al Presidente y Director de ACUAES».

A continuación se adjunta la denuncia íntegra: