El Consejo de la Juventud de Castilla y León, muestra su rechazo a las violencias de control que sufren las mujeres jóvenes

         

Desde el Consejo de la Juventud de Castilla y León, en colaboración con la Dirección General de la Mujer de la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades de la Junta de Castilla y León, lanzan la campaña #NoMeControles, enmarcada en el 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de las Violencias contra la Mujer y que se está desarrollando durante todo el mes de noviembre, dando visibilidad a través de redes sociales de las violencias de control. #NoMeControles se centra en las violencias de control, pues dentro del espectro de las Violencias contra la Mujer estas violencias suelen pasar más desapercibidas entre la población joven que las que se ejercen mediante violencia física o son más evidentes.
Según el estudio de la ‘Percepción de la violencia de género en la adolescencia y la juventud’, realizado por el CIS para la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género, las situaciones de violencia de género en la adolescencia se están manifestando con frecuencia creciente y en muchas ocasiones. Así, una de cada tres personas jóvenes de entre 15 y 29 años considera inevitable o aceptable situaciones de control, como controlar los horarios de sus parejas, impedir que vean a sus familias o amistades. En este contexto, las redes sociales y los dispositivos móviles forman parte del día a día de los y las jóvenes, por lo que destapar algunas de las violencias machistas que se ejercen en este ámbito y dejar de asumirlas como normales es el principal objetivo de esta campaña, que además trata de fomentar un análisis crítico en los y las jóvenes acerca de su entorno y relaciones afectivas. Que se acepte no quiere decir que sea normal ni natural, queremos ofrecer herramientas de análisis para destapar estas violencias de control y fomentar relaciones sanas y buenos tratos.
Cada viernes del mes hemos sacado conclusiones, por medio de un post en redes, en torno a alguna de las violencias de control. El fin es, como adelantábamos, concienciar y reflexionar de forma colectiva sobre estas violencias que, en muchas ocasiones, suelen pasar desapercibidas. Desde el Consejo no sólo mostramos rechazo a esta lacra social que son las violencias machistas el 25 de noviembre o el mes completo, sino que consideramos que este rechazo y el trabajo para su erradicación deben estar presente hasta el día en el que desaparezcan por completo.