El PP asegura que el PSOE castiga a Soria con los PGE, rechazando 30 enmiendas y sin presentar ninguna

     

Soria pierde un 14% de inversión en los Presupuestos Generales del Estado de 2021, elaborados por el Partido Socialista y sus socios de Gobierno, con respecto a los presupuestos de 2018, elaborados por el Partido Popular.

     

Según los parlamentarios sorianos del Partido Popular, Tomás Cabezón, María José Heredia y Gerardo Martínez, es una gran contradicción que unos presupuestos generales récord en inversión, gracias a los 32.000 millones de euros que aportará Europa, a través del Fondo Europeo de Recuperación, supongan una pérdida para Soria de un 14%, cuando lo lógico sería que a un presupuesto récord, un incremento en la inversión en Soria no inferior al 20%, es decir, que la pérdida real para Soria es, no menos, del 34%.

Se vuelve a demostrar que con el Partido Socialista Soria sale perdiendo en favor de los socios del Gobierno (nacionalistas, independentistas y separatistas como Bildu) esa es la cruda realidad.

El Senado aprobó los Presupuestos Generales del Estado de 2021 la pasada semana y se rechazaron las 30 enmiendas presentadas por los Senadores sorianos María José Heredia y Gerardo Martínez.

Los senadores socialistas sorianos votaron en contra de estas enmiendas que beneficiaban a Soria y  suponían una mejora en los presupuestos de 54 millones de euros, totalmente razonables.

En 2018 el PSOE de Soria presentó enmiendas por valor de 200 millones de euros a los PGE, que sumados a los inicialmente consignados harían un presupuesto de 292 millones de euros, según sus propias pretensiones.

En los Presupuestos de 2021, con el PSOE en el Gobierno, el presupuesto para Soria es de 101 millones de euros y ellos mismo lo califican de “excepcional”. Por coherencia, ¿cómo puede ser que un presupuesto casi tres veces inferior a lo que eran sus pretensiones en 2018, puede ser calificado hoy de excepcional? Es una incongruencia, una falacia, una mentira más y una falta de respeto a todos los sorianos, que somos los que pagaremos las consecuencias, afirman los parlamentarios populares.

En octubre, los máximos responsables del PSOE de Soria, cuando conocieron el  montante del presupuesto para Soria (101 millones euros), anunciaron públicamente que “presentarían nuevas partidas para la provincia de Soria en el proceso de aprobación de los presupuestos”, para mejorar las cuentas de Soria. Sí, lo anunciaron, pero la realidad es que no han presentado ni una sola enmienda, ni en el congreso, ni en el Senado.

Han faltado a su palabra y además han votado en contra de las enmiendas presentadas por los parlamentarios sorianos del Partido Popular que benefician a Soria.

Han votado en contra de 26 millones de euros para la A-15, Autovía Soria-Tudela. En contra de la pasarela del barrio de Las Casas.

No a las variantes de Navaleno y San Leonardo.

 No a dos millones de euros para la captación de empresas y el programa tecnológico de Valcorba.

No a solucionar el problema de la presa del río Mayor (abastecimiento de Tierras Altas).

Han votado no al Plan Soria, con un millón de euros y han votado no a la enmienda número 30, presentada sólo en el Senado, para la Residencia de ASPACE en Soria, con 700.000 euros.

La Senadora María José Heredia apunta que una de las medidas estrella de este Gobierno “la política de lucha contra la despoblación y el reto demográfico, es uno de los mayores engaños de esta legislatura”. De los 12.307 millones de euros de presupuesto del Ministerio, sólo 19 son para inversión en la lucha contra la despoblación, es decir, el 0´15% del presupuesto total y encima sin definir todavía, ninguna línea de actuación. Lo dicho, “un engaño más”.

Para el Senador Gerardo Martínez, el Partido Socialista soriano ha sido sumiso a los postulados de Madrid y ha aplicado el rodillo para no aprobar ninguna enmienda, a pesar de perjudicar los intereses de Soria y los sorianos.

Igual que en la Ley de Educación Celaá, que no han admitido ninguna enmienda de ningún partido y han tramitado una Ley en plena pandemia, sin ningún diálogo ni consenso, con nocturnidad, alevosía y premeditación. Una Ley sectaria e ideológica que ataca a la educación concertada y que en 10 años pretende  cerrar todos los colegios de educación especial. A esto es a lo que llaman los socialistas sorianos unos presupuestos “excepcionales y progresistas, para avanzar en una sociedad más cohesionada e inclusiva”, que se lo pregunten, entre otros,  a los casi dos millones de personas que han firmado en contra de la Ley de Educación y no han sido ni oídos, ni escuchados…

Hay unanimidad entre los agentes económicos, sociales y colectivos de la provincia de Soria, que siguen tildando estos presupuestos de “insuficientes”, “ridículos”, “una broma”, porque estos no son los presupuestos que Soria necesita para afrontar el futuro y los retos a los que tiene que enfrentarse la provincia de Soria.

Para el Diputado Tomás Cabezón el “progresismo de Sánchez ideológico y doctrinario, basado en los slogans, la publicidad y la propaganda, está muy distante del “progreso” que necesita este país y esta provincia.

La falta de compromiso de estos presupuestos con Soria define la falta de compromiso del PSOE con las personas y el desarrollo de la provincia de Soria, apostilla el Diputado.