sábado 1 octubre, 2022
InicioACTUALIDADFOTOGALERÍA/ El Campus de la UVa en Soria estrena su nuevo Edificio...

FOTOGALERÍA/ El Campus de la UVa en Soria estrena su nuevo Edificio I+D+i destinado a favorecer la investigación y el emprendimiento en la provincia

El rector de la Universidad de Valladolid, acompañado de la consejera de Educación, ha inaugurado esta mañana las instalaciones en el Campus Duques de Soria

El edificio es un ejemplo de alta eficacia energética con el menor impacto ambiental posible

El rector de la Universidad de Valladolid, Antonio Largo Cabrerizo, junto con la consejera de Educación de la Junta de Castilla y León, Rocío Lucas, ha inaugurado en la mañana de hoy viernes, 29 de octubre, el nuevo Edificio I+D+i del Campus de la UVa en Soria. El acto ha contado con la presencia del alcalde de la capital, Carlos Martínez; el presidente de la Diputación, Benito Serrano, y el subdelegado del Gobierno, Miguel Latorre.

La Universidad de Valladolid ha dotado a su campus de Soria de una nueva infraestructura polivalente para actividades de I+D+i y formación especializada, adaptada a los actuales modelos de educación, investigación y transferencia de conocimiento del Espacio Europeo de Investigación (EEI) y de Educación Superior (EEES); pero también con el objetivo de conseguir una sostenibilidad global dentro de su área de influencia, por lo que el edificio se construye para lograr una alta eficacia energética (edificio de consumo de energía casi nulo), con el menor impacto ambiental posible.

El edificio I+D+i supone aumentar hasta los 18.000 metros cuadrados las instalaciones del Campus de Soria, facilitando espacios para investigación, docencia especializada y, sobre todo, relaciones con empresas que permitan mejorar la empleabilidad y el emprendiemiento en una provincia como Soria.

La inversión total asciende a 4.600.000 € (IVA incluido), cofinanciada por la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León.

El edificio se ha construido en un espacio situado junto al borde norte colindante con el campo de fútbol de los Pajaritos, sobre una ladera con un desnivel de aproximadamente 10 m., que se ha aprovechado para la ubicación semienterrada del edificio para favorecer su interacción con el terreno.

Se compone de dos volúmenes diferentes yuxtapuestos: uno de 910 m2 destinado a las plantas piloto que necesitan mayores dimensiones tanto en superficie como en altura, y otro de 2.590 m2. Este segundo, que tiene horarios de funcionamiento y condiciones de confort distintas al anterior, se ha distribuido en cuatro plantas para albergar el resto de laboratorios, las unidades mixtas de investigación y despachos para profesores e investigadores, las aulas de formación especializada y el resto de espacios comunes e instalaciones.

Dos de los niveles del edificio, talleres y laboratorios, se han construido contra la ladera, aprovechando que el emplazamiento dispone de dos plataformas naturales. De esta forma se reduce la demanda de energía para estos espacios, permitiendo poner en práctica una estrategia de acondicionamiento pasivo en el edificio mediante la acumulación de energía en los muros de contención y en el terreno. La ladera puede considerarse como un importante reservorio o acumulador de temperatura.

El foco de la estrategia energética general se ha puesto pues en el almacenamiento de energía por sistemas pasivos, que ha resultado ser la más aconsejada tras el estudio de las condiciones climáticas y del solar. El almacenamiento energético aprovechando la masa térmica de los muros de contención y el terreno permite la creación inteligente de eficiencia energética distribuida, modificando el patrón de consumo de energía del edificio, al desacoplar la demanda y la producción. Como resultado, la inversión y los costes de operación de las instalaciones para la producción de frío o calor, su transmisión y distribución, se reducen, y el rendimiento del sistema mejora a lo largo de la vida útil.

Se ha mejorado el aislamiento de los paramentos y se ha realizado una cubierta vegetal extensiva para aumentar al máximo la inercia. El aumento del rendimiento de las superficies vidriadas y el equipamiento más eficiente con técnicas de recuperación del calor, junto con la utilización sistemática de fuentes de energía renovable locales, completan la estrategia.

El resultado combina un edificio con un alto grado de sostenibilidad, con avances en la consecución de edificios de consumo casi nulo de energía, y está siendo certificado con las herramientas LEED y VERDEGBC.