Fuentecantos reorganiza sus impuestos para “conseguir una justicia fiscal”

Rebaja del 35% en la tasa del agua y nueva ordenanza de circulación. Por contra sube un 0,05% el IBI, que se encontraba en el mínimo, y con el que espera recaudar 900€ anuales.

Fuentecantos celebró ayer, miércoles 25 de septiembre un pleno ordinario para debatir diferentes aspectos de la actualidad del municipio. Por primera vez se introdujeron en el orden del día dos puntos de participación ciudadana, a tenor de las propuestas de los vecinos, de cara a los próximos planes provinciales, así como una solicitud de tierras en la próxima concentración parcelaría que se realizará en el municipio y en los colindantes

     

Desde hace años, Fuentecantos padece una contaminación del agua debido a los nitratos que hace el agua corriente no-recomendable para el consumo humano, y que ha sido el hecho causante que ha propiciado una reorganización tributaria del equipo de gobierno en manos de la formación morada.

Así, el consistorio ha aprobado por mayoría absoluta, con el voto contrario del edil de la PP.S.O., la bajada del 35% de la tasa del agua “dado que no es apta como agua potable”, señala su alcalde, Juan Carlos García, y que ha conllevado también la ampliación del mínimo para que quienes residan durante todo el año en la localidad puedan beneficiarse de dicha rebaja. Para compensar esta rebaja, que supone un desembolso de aproximadamente 800€ anuales, el ayuntamiento aprobó una subida en el Impuesto de Bienes e Inmuebles de un 0,05, “dado que se encontraba en el mínimo”, y con la que pretende recaudar entorno a unos 900€ anuales, a la espera de las posibles bonificaciones por la instalación de sistemas de aprovechamiento térmico o eléctrico.

El equipo de gobierno ha querido también gravar un 0,05% más el IBI en las fincas rústicas, al considerar que estás son las causantes de la alta contaminación por nitratos. “Somos conscientes de que la mayoría de nuestros agricultores son respetuosos con las normativas medioambientales, pero hay una minoría con gran cantidad de hectáreas que vierten y perjudican el agua de nuestro municipio”, señalan desde el equipo de gobierno, apostando por el “quien contamina paga” para poder costear las inversiones que deriven dicha lucha contra la contaminación.

Asimismo, tanto el primer edil más joven de Castilla y León, y el teniente de alcalde, Benjamín García, han discriminado de forma positiva en favor de las personas empadronadas en Fuentecantos, cobrándoles el mínimo en el ICIO y aumentándoselo a los no empadronados, “para evidenciar que nosotros gobernamos para las personas”.