La consejera de Empleo e Industria defiende la inclusión laboral de las personas con discapacidad como un elemento esencial de desarrollo sostenible

         
  • Ana Carlota Amigo ha visitado hoy el Centro Especial de Empleo ‘La Brújula’, de la Asociación Prosame Salud Mental de Burgos, que emplea a 63 personas con problemas de salud mental
  • El centro forma parte de la red asociativa de Salud Mental Castilla y León, que aglutina 7 Centros Especiales de Empleo con 219 trabajadores
  • La Junta invertirá este año 29 millones de euros para apoyar la creación y el mantenimiento de casi 6.000 empleos de personas con discapacidad en los 330 centros de Castilla y León
  • Burgos cuenta con 49 Centros Especiales de Empleo en los que trabajan cerca de un millar de personas con discapacidad que contarán con ayudas por valor de 3,9 millones de euros

La Consejera de Empleo e Industria, Ana Carlota Amigo, junto al director general de Economía Social y Autónomos, Juan Pablo Izquierdo, ha visitado hoy el nuevo espacio de trabajo del Centro Especial de Empleo ‘La Brújula’, promovido por la Asociación Pro Salud Mental de Burgos, en el que trabajan 63 personas con problemas de salud mental.

     

Este centro de trabajo está situado en el nuevo centro logístico que PepsiCo ha puesto en marcha en el polígono de Villafría en Burgos, espacio donde los trabajadores del centro especial de empleo de Prosame realizan distintas labores de manipulación de productos envasados, tales como identificación, etiquetado, trazabilidad, control de calidad o control de stock. 

Durante su visita, la consejera, que ha estado acompañada por la presidenta de la Asociación Prosame Salud Mental Burgos, María Jesús Murillo, ha valorado muy positivamente la colaboración entre PepsiCo y Prosame, y ha defendido la necesidad de que las empresas y la sociedad en su conjunto asuman la inclusión laboral de las personas con discapacidad como una parte esencial de la sostenibilidad, que no podría entenderse sin tener en cuenta su dimensión social. En este sentido, ha señalado, el apoyo al empleo de los colectivos más vulnerables es una prioridad en la agenda política y social de la Consejería de Empleo e Industria, que destina gran parte de su presupuesto a este objetivo.

Durante este ejercicio 2021, la Junta de Castilla y León invertirá 29 millones de euros en apoyar el mantenimiento y la creación de nuevos puestos de trabajo en los 330 centros especiales de empleo que actualmente existen en la Comunidad y en los que desarrollan su actividad profesional cerca de 6.000 trabajadores, la mayoría con discapacidad. 49 de estos centros están ubicados en la provincia de Burgos y contarán con ayudas por valor de 3.981.353 euros.

Los Centros Especiales de Empleo (CEE) son empresas de la economía social que tienen como principal objetivo proporcionar trabajo productivo y remunerado, adecuado a sus características personales, a las personas con discapacidad, para promover su inclusión en el mercado laboral y garantizar su igualdad de oportunidades.

Con el fin de facilitar esta labor, la Junta de Castilla y León, a través de la Dirección General de Economía Social y Autónomos de la Consejería de Empleo e Industria, subvenciona la mitad del salario mínimo de estos trabajadores, porcentaje que se eleva al 55 % en el caso de las personas que tienen una mayor dificultad de empleabilidad. Así mismo, la Administración autonómica financia los costes laborales del personal técnico y de apoyo que requieran los trabajadores, y colabora económicamente con las inversiones que se desarrollan en estos centros.

La Junta de Castilla y León ha venido apoyando también la labor de integración laboral realizada por el Centro Especial de Empleo de Prosame en Burgos, destinando ayudas por un importe global de 810.104 euros entre los ejercicios 2019-2021. Estas ayudas se distribuyen en apoyo a los costes salariales, apoyo complementario para trabajadores con especiales dificultades de empleabilidad, y apoyo a las inversiones.

Amigo, que ha recordado que el empleo es un elemento fundamental para la inclusión social y el desarrollo personal, ha defendido la necesidad de mantener y reforzar la colaboración con estos centros que han demostrado su capacidad para desarrollar actividades con un nivel de eficiencia y calidad equiparable a cualquier empresa que compita en el mercado. Además de ser, muchas veces, la primera oportunidad de empleo para las personas con discapacidad y el puente hacia su integración y normalización laboral en la empresa ordinaria.

Por último, la consejera ha destacado el creciente peso de los CEE en la economía y el empleo de la Comunidad y ha defendido su fortaleza como un instrumento fundamental para avanzar en los Objetivos de desarrollo sostenible tales como la reducción de las desigualdades o el trabajo decente para todos.

Por su parte la presidenta de Prosame Salud Mental Burgos, María Jesús Murillo, ha recordado que la relación laboral de la asociación con la empresa PepsiCo viene desde hace varios años y supuso una importante inyección para aumentar y potenciar el desarrollo laboral y profesional de las personas con problemas de salud mental, y así influir determinantemente en sus proyectos de vida y su autonomía.

El objetivo de la Asociación, ha señalado Murillo, es que “todas las personas puedan desarrollar su proyecto de vida con la mayor capacidad autónoma posible, y tener un puesto de trabajo es uno de los pilares fundamentales en esta ecuación por ello nos sentimos tan orgullosos de esta colaboración con la empresa PepsiCo que permite el contrato de 63 personas de las 90 que actualmente integran la plantilla de nuestro Centro Especial de Empleo”.