La Junta financia la sustitución de más de medio millar de calderas y calentadores

     

El objetivo de este Plan es mejorar la seguridad de las instalaciones existentes en los hogares de Castilla y León, disminuir las emisiones contaminantes y aumentar la eficiencia energética en el ámbito doméstico. Las ayudas van dirigidas a la sustitución de calderas y calentadores individuales, de más de 10 años de antigüedad, por otros de tecnologías más eficientes, de manera que se obtenga la misma confortabilidad térmica ahorrando combustible, mejorando la seguridad y evitando emisiones contaminantes al medio ambiente.

     

Esta convocatoria de ayudas, que cuenta con un presupuesto inicial de 200.000 euros, ha tenido una gran acogida entre los consumidores, lo que pone de manifiesto que existe una creciente sensibilización de los ciudadanos en materia de protección medioambiental y ahorro energético. La cuantía individual de la subvención alcanza hasta los 500 euros, en función de las características del equipo reemplazado, lo que contribuye, también, a incentivar la actividad económica en el sector.

La línea de ayudas está gestionada por la Dirección General de Industria, que ha resuelto ya varios lotes de las subvenciones solicitadas, concediendo ayudas a un total 210 hogares, por una cuantía aproximada de 70.000 euros. En las próximas semanas se procederá a la resolución de los siguientes lotes, con la previsión de superar el medio millar de ayudas.