sábado 26 noviembre, 2022
InicioACTUALIDADLa Junta moviliza 325 millones para los municipios mineros

La Junta moviliza 325 millones para los municipios mineros

La Junta solicita que 31 municipios mineros se incluyan en los Convenios de Transición Justa e impulsar el desarrollo económico ante al cierre de las térmicas. El consejero de Economía y Hacienda reclama el aprovechamiento de las infraestructuras para nuevos proyectos empresariales y el desarrollo de empresas locales.

El consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, ha presidido el Comité de Seguimiento del Plan de Dinamización Económica de los Municipios Mineros de Castilla y León 2016-2020, al que han asistido representantes de las diputaciones provinciales de León y Palencia, del Consejo Comarcal del Bierzo, así como de los agentes económicos y sociales de la provincia. También han participado miembros de la Asociación de Comarcas Mineras (ACOM), de Carbunión y de la Agrupación de Municipios Mineros de Castilla y León, además de representantes de los distintos partidos políticos.

En el encuentro se ha revisado el desarrollo del Plan de Dinamización Económica de los Municipios Mineros con vigencia entre 2016 y 2020. El Plan ha movilizado recursos que ascienden a 324.974.405 euros y que se reparten entre distintas líneas de actuación en las comarcas mineras, instrumentos de financiación a través de la Lanzadera Financiera, Sodical y otras medidas de financiación a través de Incentivos Regionales y fondos gestionados por el Instituto para la Reestructuración de la Minería del Carbón.

Más de 127 millones invertidos en ejes de actividad

Entre 2016 y 2019, la Junta de Castilla y León ha destinado 127.295.901 euros a la promoción de nuevas actividades vinculadas a la minería, con nuevas tecnologías para aplicaciones del carbón, el fomento de la investigación de yacimientos alternativos de minería no energética y tecnologías relacionadas con su aplicación a otros sectores productivos. Asimismo, se ha fortalecido la actividad en sectores como el agroalimentario, el forestal, la artesanía, el comercio y el sector turístico.

Además, se han impulsado medidas de apoyo al emprendimiento, a la formación y cualificación del capital humano; y medidas de mejora del entorno, en concreto actuaciones en materia de infraestructuras, eficiencia energética y restauración de espacios afectados por la actividad extractiva.

Más de 197 millones en financiación empresarial

En este periodo se ha facilitado financiación para los proyectos empresariales que han surgido en los municipios afectados. Así, de los 197.678.503 euros movilizados para potenciar la actividad empresarial en las cuencas mineras, la Lanzadera Financiera ha impulsado proyectos empresariales desde 2016 con una financiación que ha ascendido a 167.392.430 euros, lo que ha permitido la creación o el mantenimiento de cerca 5.000 empleos.

También, a través del Instituto Financiero Sodical se han financiado préstamos por valor de 11 millones de euros a empresas en municipios mineros y se han movilizado otras ayudas que superan los 19.286.073 millones de euros a través de Incentivos regionales y del Instituto para la Reestructuración de la Minería del Carbón.

Reindustrialización frente al cierre de las térmicas

Asimismo, la Junta ha reclamado al Ministerio de Transición Justa que las empresas eléctricas deben inducir un proceso real y computable de reindustrialización del territorio en el que abandona su actividad. Éstas han de colaborar con las administraciones públicas en un análisis del impacto económico por el cese de actividad y un estudio de la cadena de valor que afecta a sus proveedores y el volumen del empleo afectado por el cierre.

La Junta ha defendido en todas las reuniones mantenidas para el cierre de las centrales térmicas, la necesidad de una colaboración público-privada para hacer frente a la reindustrialización a través de tres iniciativas de desarrollo del territorio:

  • Primero, que las empresas titulares de las centrales aprovechen las infraestructuras utilizadas en las térmicas para el desarrollo de nuevos proyectos energéticos renovables, priorizando aquellos que sean más intensivos en empleo en la fase de explotación, aprovechando proyectos de almacenamiento energético vinculados a bombeos hidráulicos puros, vinculados a antiguas infraestructuras, centrales depuradoras de aguas de drenaje de mina y almacenamiento mediante bombeo hidráulico.
  • Segundo, impulsar nuevos proyectos empresariales en los terrenos de las centrales desmanteladas, sin coste, para nuevos proyectos empresariales, y  aportando recursos económicos a los proyectos con el objetivo es atraer proyectos capaces de crear al menos tantos puestos como empleos destruidos.
  • Y, por último, impulsar la consolidación de pymes locales para su crecimiento a través de apoyo técnico y financiero con recursos públicos y minimizar el impacto en el empleo.