lunes 5 diciembre, 2022
InicioACTUALIDADLa Junta publica los borradores de los currículos que completan los textos...

La Junta publica los borradores de los currículos que completan los textos ministeriales

Los borradores incluyen el estudio cronológico de la Historia y la opción de Filosofía en 4º de la ESO

La Consejería de Educación ha publicado los borradores de los currículos en el Portal con la intención de facilitar al máximo el trabajo de los docentes

Los currículos cumplen la norma básica y palían las deficiencias de los estatales sin incumplir en ninguno de sus puntos la norma básica

La Consejería de Educación solicitó al Ministerio de Educación y Formación Profesional «hasta en tres ocasiones que no pusiera en marcha los nuevos currículos». Aseguran desde la consejería que lo hacían «por la dificultad que supondría para comunidades autónomas y docentes aplicarlos con tan poco tiempo». Desde la Junta indican que los últimos no se han publicado hasta abril de este 2022. Una reclamación, indica la consejería, que el Gobierno no ha tenido en cuenta. Es por ello que se han puesto en marcha con los borradores curriculares.

Ante esta situación, Rocío Lucas ha manifestado su interés de facilitar al máximo el trabajo de los docentes. Así, esta mañana, la Junta ha publicado en el Portal de Educación – educacyl – los borradores de los currículos que se implantarán el próximo mes de septiembre. El objetivo es el de que los profesores puedan ir preparando sus materiales aunque el Decreto no se pueda aprobar hasta final de verano. Como ya ha explicado la consejera, la publicación de los currículos requiere de su aprobación por Decreto, con unos plazos ajustados en el tiempo.

Contenido

Como ya había anunciado la titular de Educación, Castilla y León ha aprovechado el 40 % de enseñanzas de competencia autonómica para paliar las deficiencias de la norma nacional. De este modo, se mantiene la Filosofía en 4º de ESO y las segundas lenguas extranjeras con el mismo peso que tienen actualmente. Asimismo, los alumnos de Bachillerato analizarán obras como La Celestina, El Lazarillo de Tormes, las Novelas Ejemplares o el Quijote.

Respecto a la Historia, Castilla y León mantendrá las mismas horas y los mismos contenidos que hasta ahora. Es decir, se estudiará de forma cronológica toda la historia, no solo desde 1812. Esto implica que en 2º de Bachillerato estudiarán la romanización, las invasiones germánicas, la Monarquía visigoda, el origen de los reinos de León y Castilla o la conquista de América. Cuestiones que quedaban fuera de los decretos nacionales, pero que para la Consejería de Educación de Castilla y León eran importantes.

Para conservar el nivel de excelencia de la Educación, Castilla y León ha apostado por mantener la carga horaria de las áreas y materias instrumentales a la vez que ha impulsado la tecnología y la digitalización, reforzada en las etapas de ESO y Bachillerato.

Grupos de trabajo

La elaboración de los textos que se publican hoy se ha desarrollado gracias a la labor de docentes e inspectores de la Comunidad coordinados por la Consejería de Educación. A través de grupos de trabajo disciplinares e interdisciplinares, han redactado los currículos con respeto absoluto a las enseñanzas mínimas fijadas por el Gobierno y manteniendo aquellos elementos que han hecho posible el éxito del actual modelo educativo de Castilla y León.

La Consejería de Educación informa que uno de los principales retos ha sido homogeneizar los currículos de las cuatro etapas. También, imprimir un carácter progresivo de las enseñanzas. Aseguran que los textos ministeriales tendían a «reproducir trabajos elaborados por separado sin conexión entre ellos». En este sentido, el futuro Decreto incluye «una visión global e interdisciplinar de la Educación Infantil, Primaria y ESO». Afirman además que define procedimientos de coordinación entre etapas y ciclos.

Los nuevos currículos son muy accesibles para profesorado y familias, sobre todo, en orientaciones y recursos prácticos. Establecen, además, pautas que facilitarán a los docentes realizar una evaluación objetiva de los aprendizajes del alumnado. Por último, amplían las posibilidades de elección de materias en ESO y Bachillerato.