La Junta rechaza la reducción de las ayudas vitivinícolas y plantea soluciones al Ministerio de Agricultura

De los 11,1 millones de euros que corresponderían a Castilla y León entre las tres medidas (destilación en crisis, almacenamiento privado y cosecha en verde), el Ministerio únicamente ha autorizado 5,1 millones de euros.

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural ya ha lanzado una proposición firme al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación para que ningún viticultor de la Comunidad se quede sin las ayudas extraordinarias que se han solicitado para paliar la difícil situación del sector. Tal y como ha recordado el consejero, Jesús Julio Carnero, “el ministro Planas debe actuar para no defraudar las expectativas del sector y no poner en tela de juicio las medidas extraordinarias lanzadas por el Gobierno de España”.

     

El mayor recorte corresponde a la cosecha en verde, donde se dejaría fuera el 57 % de la superficie. En un principio, respecto a esta medida, la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural había recibido 341 solicitudes de ayuda para la vendimia de 2020; sin embargo, después de los controles administrativos correspondientes, hay validadas 236 que representan a 1.762 hectáreas y que implican una cuantía de ayuda de 6,5 millones de euros. De ellas, el Ministerio ha aprobado solo 749 hectáreas por un importe de 2,8 millones de euros.

El consejero se ha puesto en contacto urgentemente con el ministro Planas para dar una solución rápida y necesaria al sector, proponiéndole incorporar más fondos europeos del Programa de Apoyo al Sector Vitivinícola Español (Pasve), especialmente para la ayuda que va dirigida a los viticultores (cosecha en verde) y para el almacenamiento privado, medidas que fueron diseñadas con la menor financiación. De esta forma, se podrían abonar las solicitudes aprobadas de ambas medidas, y especialmente la de la cosecha en verde, para la cual los viticultores están esperando una respuesta esta misma semana.

Jesús Julio Carnero también ha propuesto al ministro que si no puede incrementar la financiación europea relativa al Pasve se complete la financiación con fondos del propio Ministerio aportando, eso sí, la Junta de Castilla y León el 50 % de las necesidades de la Comunidad. Hay que recordar que el 9 de junio el Consejo de Ministros aprobó el Real Decreto 557/2020, por el que se adoptaban medidas extraordinarias en el sector del vino para hacer frente a la crisis causada por la pandemia del COVID-19.

Las ayudas al almacenamiento privado, para 2,25 millones de hectólitros, de los cuales 2 millones están dirigidos exclusivamente a vinos con Denominación de Origen Protegida y 0,225 millones para vinos con Indicación Geográfica Protegida.

El paquete de medidas incluye además la posibilidad de aplicar, por primera vez en España, la cosecha en verde en aquellas comunidades que así lo han decidido para parcelas amparadas bajo Denominaciones de Origen Protegidas. En este caso se cuenta con un presupuesto de 10 millones de euros que se abonarán directamente a los viticultores. El consejero, entonces, ya dejó claro que “era insuficiente y no equilibra las distintas zonas de España desde el lado de la oferta”.