La oposición abandona la reunión del Patronato de la Residencia de Almazán

         

Los representantes de la PPSO y del PP en el Patronato de la Residencia de Nuestra Señora de Guadalupe de Almazán se han visto obligados a abandonar la última reunión para denunciar públicamente la falta de transparencia y de participación con la que lleva una nefasta gestión el Partido Socialista dirigido por el alcalde, supuestamente independiente, Jesús Cedazo.

     

La sesión celebrada ayer del Patronato de la Residencia de Nuestra Señora de Guadalupe en el ayuntamiento de Almazán, solo hace que confirmar lo que los grupos de la oposición, PPSO y PP, reclaman desde el principio de la legislatura, que es la necesidad de transparencia y, sobre todo, de participación a los grupos municipales de la oposición, a los que no se les permite colaborar en la vida política de la Villa, donde el secuestro de la libertad democrática por parte del ayuntamiento de Almazán es más que evidente.

Ante el atropello del PSOE de Almazán y de su líder político, el independiente Cedazo, ante la ruindad a la que abocan a la residencia de ancianos, los representantes políticos en la oposición, PPSO y PP, abandonaron la sesión del Patronato, no sin antes manifestar el atropello antidemocrático que se está llevando a cabo por el equipo de gobierno de este ayuntamiento, donde se evidencia la falta de escrúpulos públicos y políticos deseables.

Se está impidiendo a los grupos de la oposición ejercer su función, dejándoles fuera de los pactos que la empresa ya ha firmado con los trabajadores de la residencia, en los cuales no se ha dado a los grupos de la oposición ningún tipo de participación en las negociaciones, pero tampoco información de cómo se estaban desarrollando las mismas, por lo que no pueden pretender que se vote algo para lo que no se les ha tenido en cuenta, ninguneando la democracia dentro del ámbito local, presentando para su aprobación un documento firmado tanto por los representantes del ayuntamiento como por los representantes sindicales de Comisiones Obreras, y por lo tanto sin ninguna posibilidad de modificación.

Los mayores de la residencia sufrirán a partir de enero un incremento de 50 euros en la cuota mensual.

La improvisación del equipo de gobierno socialista se manifestó llevando a la reunión del patronato como propuesta de la dirección un contrato menor de 15.000 euros, a razón de 5.000 euros al mes, para que la gestión de la residencia sea llevada a cabo por una empresa privada, dado que la semana que viene la residencia se queda sin personal de dirección, debido a que la plaza de director está vacante y la gerente actual renuncia a su plaza. Esta propuesta que se presentó para su votación no figuraba en el expediente de dicha comisión, causa que obligó a los grupos de la oposición a ausentarse y no votar este punto.

Sorprende que la propuesta de contrato se haga solo por tres meses, a no ser que se busque convertirlo en contrato menor para no saltarse la Ley de Contratos de las Administraciones públicas.

Decisiones precipitadas que demuestran una gestión lamentable que está arruinando a la Residencia municipal, donde el superávit de anteriores legislaturas y que rondaba los 900.000 euros lo han dilapidado, dando unos resultados negativos de un déficit de 300.000 euros por anualidad.

Los grupos de la oposición, PPSO y PP, han insistido en numerosas comisiones que era necesario un estudio de la residencia, del personal, que esta deuda no se puede justificar y mucho menos excusar con que “hay que cubrir bajas y vacaciones”, que esta problemática no se soluciona a “golpe de modificación de crédito” y hoy dan la razón a todas las sugerencias de la oposición contratando una empresa externa para solucionar una situación que se les escapa de las manos.

Tanto el portavoz de la PPSO, José Antonio de Miguel, como del PP, Mónica Machín, han pedido al alcalde de Almazán que ya que no tenido la valentía de dimitir, recapacite y comience a dar participación a los miembros de la oposición que representan a más adnamantinos que el PSOE, como reflejaron las urnas, por lo que si de verdad cree en la democracia no puede seguir dejando de lado a más de la mitad del electorado sin permitirles tomar parte en la decisiones que afectan a asuntos tan delicados como la Residencia de Mayores.