Las reuniones presenciales de las Comunidades de Propietarios siguen prohibidas

     

La Comunidad Autónoma de Castilla y León, ante el avance de la pandemia, ha establecido restricciones* que afectan a la vida diaria de todos los ciudadanos. Entre ellas, en tanto no mejore la situación epidemiológica, LA PROHIBICIÓN TOTAL DE CELEBRAR PRESENCIALMENTE LAS JUNTAS DE LAS COMUNIDADES DE PROPIETARIOS. Hay que recordar que la obligación de todo ciudadano es cumplir la Ley

En estos meses se suelen celebrar la mayoría de las reuniones de las comunidades de propietarios para rendir cuentas, analizar presupuestos y renovar los cargos. Sin embargo, este año es necesario y obligatorio aplazarlas para proteger nuestra salud evitando, de esta manera, los contactos entre personas no convivientes tal como nos piden tanto los profesionales como las autoridades sanitarias.

     

La llegada de la VACUNA ha supuesto un auténtico soplo de esperanza para todos, pero no nos puede crear la falsa percepción de que todo vuelve a la normalidad. Nada más lejos de la realidad.  Por eso, desde los Colegios de Administradores de Fincas queremos hacer llegar a la ciudadanía de Castilla y León esta información y recordar que hay que cumplir esta norma y que se puede SANCIONAR a quien la infrinja. Hay que añadir que las reuniones presenciales no pueden celebrarse ni en situaciones de urgencia, puesto que la norma no establece ninguna excepción.

No obstante, esta situación no debe inquietar a los propietarios puesto que, afortunadamente, la actividad y los servicios de las comunidades de propietarios pueden continuar con normalidad. Los presupuestos, las cuotas que se pagan y los órganos representativos se prorrogan hasta que las reuniones se puedan volver a celebrar. Las Juntas Directivas de las comunidades junto con los administradores de fincas colegiados pueden adoptar las decisiones que con carácter normal o urgente sean necesarias para que la comunidad siga con su actividad.

Debemos recordar que en este momento más que nunca, la salud es lo más importante. Como siempre y, en especial durante todo el tiempo que dure esta pandemia, los administradores de fincas colegiados siguen desempeñando su labor atentos a las necesidades para que todo en las comunidades de propietarios siga funcionando.