María Jesús Ruiz niega presiones para parar o acelerar licitaciones eólicas

La ex consejera de Medio Ambiente y ex vicepresidenta de la Junta de Castilla y León ha comparecido hoy ante la Comisión de Investigación de la trama eólica en Castilla y León.

     

Europa Press. La ex consejera de Medio Ambiente y ex vicepresidenta de la Junta de Castilla y León, María Jesús Ruiz, ha sostenido ante la comisión de investigación de Las Cortes que “nunca” tuvo conocimiento de posibles irregularidades en la tramitación de parques eólicos en la Comunidad y ha advertido de que en caso de haber contado con “la más mínima duda o sospecha de irregularidad”, hubiera “inmediatamente” tomado “las medidas oportunas”.

La ex consejera ha rechazado su posible responsabilidad ‘in vigilando’, ya que no hay “ni altos cargos ni funcionarios” de su departamento imputados por esta causa, al tiempo que ha subrayado que “en ningún caso” modificó las propuestas que llegaban de las distintas comisiones territoriales ni le consta que “nadie lo hiciera”.

Asimismo, ha recalcado que no hay “ni tacha, ni duda” ni, hasta donde sabe, “sospecha alguna” acerca de las actuaciones en el marco de sus competencias como consejera, relativas a las tramitaciones de licencias ambientales.

Durante su comparecencia ante la Comisión que investiga la adjudicación de parques eólicos en la comunidad, celebrada este lunes, María Jesús Ruiz ha reconocido que tuvo conocimiento por primera vez de los hechos investigados a raíz de su aparición en los medios de comunicación en 2015, cuatro años después de que saliera del ejecutivo regional, pero ha insistido en que “nunca” tuvo “constancia ni duda” acerca de que se estuviera pudiendo cometer un fraude en la administración autonómica.

Tampoco tuvo conocimiento, como ha defendido ante las preguntas de la procuradora de podemos Laura Domínguez, de la avocación de competencias por parte del que fuera viceconsejero de economía Rafael Delgado, actuación que, como ha constatado, está regulada por ley.

Asimismo, ha negado que se diera orden desde su departamento de paralizar tramitaciones de licencias para parques eólicos ni indicaciones a los funcionarios de la Consejería en sentido contrario. “absolutamente no”, ha sentenciado la ex vicepresidenta.


Ruiz ha insistido en que “nadie” se dirigió a ella como vicepresidenta para “denunciar” paralizaciones o “presionar” para que se adelantara, ni ha recibido “presiones de nadie”, tras lo que ha defendido que la tramitación de estos expedientes seguía “los pasos que marca la ley”. Pero sí ha abierto la posibilidad, a preguntas del procurador de Cs, Francisco Javier Panizo, a que algunos expedientes pudieran sufrir “ralentización” dado el “trabajo ingente” que se acumulaba en las comisiones y los servicios territoriales de la Junta. Y no sólo en lo relativo a parques eólicos.

María Jesús Ruiz ha aclarado que la tramitación ambiental, aspecto del que se encargaba la Consejería de Medio Ambiente, “no es la resolución del expediente”, que en este caso correspondía a otro departamento de la Junta y, en otros, a otras administraciones como ayuntamientos.

A preguntas del procurador socialista José Francisco Martín, María Jesús Ruiz ha explicado que no ordenó la paralización de los expedientes, sino que se procedió a una suspensión de la tramitación hasta ordenar en todas las provincias las mismas, en base a la susceptibilidad o no de que las áreas pudieran acoger o no estos casos y agilizar así el “atasco” existente en los servicios territoriales por la “ingente” demanda de peticiones y evitar además “trabajar en balde” en aquellos expedientes que no podrían aprobarse “en ningún caso”, en lugar del anterior sistema de tramitación basado exclusivamente en el orden de presentación de las solicitudes.

Ruiz ha acusado a Martín de practicar un relato de los hechos que es “una fantasía de principio a fin” partiendo de “sospechas y suspicacias que no se han demostrado en ningún momento”, por lo que le ha pedido que sea “más riguroso” y ha rechazado “rotundamente” el cobro o recepción de regalos de empresas o personas relacionadas con la denominada “trama eólica”, la venta del Edificio de Soluciones Empresariales de Arroyo de la Encomienda o los terrenos del parque empresarial de Portillo.

La ex vicepresidenta ha negado su participación en empresa pública alguna de Castilla y León, lo cual resultaba, además, “incompatible” con la ley de altos cargos, tras lo que ha sentenciado que duerme “muy tranquila” y no tiene “nada que esconder”, al tiempo que ha defendido la “honestidad” de las personas que han trabajado a su lado en la Consejería de Medio Ambiente.

A preguntas de Laura Domínguez ha precisado que cualquier aportación de fondos por parte de terceros a la fundación del Patrimonio Natural, constituida en 2005 y que Ruiz presidió hasta su salida de la Junta en 2011, se circunscribía, o bien a convenios específicos, o bien a ejecución de medidas compensatorias establecidas por las delegaciones en cada una de las provincias, pero ha negado que se realizaran “donaciones directas”.

“No puedo decir que fuéramos perfectos al cien por cien, pero sobre lo que no tengo nada que reprochar es que se realizó el trabajo de acuerdo con la ley”, ha defendido la ex vicepresidenta, quien ha insistido en que no tiene “ninguna duda” de que “todo se realizaba de acuerdo con el procedimiento”, después de que Francisco Javier Panizo le haya acusado de haber sido “en cierta medida negligente” en caso de no saber lo que ocurría.

La agredeña ha defendido que el procedimiento, regulado por la Ley de Prevención Ambiental de Castilla y León del año 2003, era “más garantista” que el estatal.

A preguntas del procurador ‘popular’ José Alberto Castro, María Jesús Ruiz ha recordado que el plan eólico de Castilla y León “ya estaba establecido” cuando se incorporó al gobierno regional, entre cuyos objetivos estaban, a la hora de conceder las licencias para su instalación, la creación de empresas asociadas que generaran una estructura industrial en el territorio y atrajeran inversión privada.

Al hilo de esto, la ex consejera ha considerado que este plan “funcionó bien” y “tal como se definió” se desarrolló “más o menos satisfactoriamente”.

Durante la sesión de este lunes, el presidente de la comisión de investigación, José Ignacio Delgado, ha llegado a conminar al representante socialista, José Francisco Martín, a que “se comporte” y le ha reprochado sus “alegrías verbales”, las cuales le ha pedido que “no se vuelvan a repetir” en aras de que los trabajos de este órgano “sigan con tono razonable”.