Más del 10% de las personas con infección grave por SARS-CoV-2 tiene anticuerpos que boicotean su propio sistema inmunitario

Detectan anticuerpos capaces de bloquear una molécula clave en la defensa de nuestro cuerpo contra el coronavirus SARS-CoV-2 –llamada interferón tipo 1 (IFN)–, un descubrimiento que podría explicar el 10% de los casos de COVID-19 graves. El hallazgo ha sido fruto de un estudio realizado por un consorcio internacional (COVID Human Genetic Effort) que ha contado con la participación de casi 3000 personas, entre ellas pacientes de COVID-19 hospitalizados por neumonía grave, casos asintomáticos e individuos sanos.

     

Los resultados tienen implicaciones clínicas directas ya que permitirán identificar aquellas personas con riesgo de desarrollar la enfermedad grave y adaptar los tratamientos a este perfil de pacientes.

La sintomatología causada por el SARS-CoV-2 puede variar mucho entre personas, provocando desde infecciones asintomáticas hasta neumonías muy graves, o incluso la muerte. Hoy, la revista Science publica un estudio internacional donde ha participado el Campus Can Ruti, con el Hospital Germans Trias i Pujol e IrsiCaixa –centro impulsado conjuntamente por la Fundación “la Caixa” y el Departamento de Salud de la Generalitat de Cataluña–, junto con el Hospital Universitario MútuaTerrassa y la Fundación Docencia e Investigación MútuaTerrassa, así como el Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negrín. El estudio, liderado per INSERM i la Universidad de Rockefeller, demuestra que el 10,2% de las personas que pasa la infección con sintomatología grave tiene anticuerpos que bloquean una molécula propia del sistema inmunitario: el interferón tipo 1 (IFN). Estos autoanticuerpos, pues, estarían boicoteando la funcionalidad del sistema inmunitario en estos pacientes.