Miguel Latorre considera que El Burgo de Osma gana un “importante atractivo turístico con la revalorización de su castillo”

El Ministerio de Cultura y Deporte ha concluido las obras realizadas en esta fortaleza del siglo XI que han supuesto una inversión de más de 1,5 millones de euros

El subdelegado del Gobierno en Soria, Miguel Latorre, ha podido comprobar hoy en el castillo de Osma “el magnífico trabajo de restauración del recinto alto y la barrera exterior sur de este Bien de Interés Cultural que ha realizado el Gobierno de España a través del Ministerio de Cultura y Deporte”.

     

Latorre ha destacado la importancia de “revalorizar el patrimonio cultural del que dispone Soria como motor de atracción turística y fuente de riqueza. Además de cumplir con la obligación que tenemos de mantener, cuando menos, lo mejor de nuestras raíces y este castillo es uno de esos BIC que sitúan a esta provincia en la historia”.

La obra fue recibida el 5 de marzo y tuvo un coste de 1.550.000 euros. El subdelegado ha explicado al alcalde de El Burgo de Osma, Miguel Cobo, que lo ha acompañado en la visita realizada a esta singular fortaleza que el Ministerio está ultimando la tramitación administrativa para firmar una Encomienda de Gestión con el Ayuntamiento, que se encargaría de gestionar el bien.

También se está trabajando en la difusión de la importancia de la obra realizada en este baluarte de la arquitectura defensiva de la Alta y Plena Edad Media con la edición de una breve publicación sobre la restauración realizada y se ha difundido un vídeo de la serie del Ministerio de Cultura y Deporte “La mirada experta” sobre la intervención. Se ha publicado en el canal de YouTube del Ministerio1.

INTERVENCIÓN

La intervención en el monumento que hoy ha recorrido el subdelegado fue promovida por el Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE). Se ha actuado en una superficie de 8.670 metros cuadrados, que se corresponde con el recinto alto con su espolón y la barrera sur/ sureste.

El objetivo de la actuación era finalizar las obras correspondientes a la primera fase de intervenciones marcadas en el Plan Director del Castillo de Osma de 2006 y que consistían, principalmente, en la consolidación de los elementos del recinto que requieren actuaciones de urgencia. Es decir, la reparación de paños y esquinas de los muros y consolidación y restauración de los remates superiores de fábricas del recinto alto. Además se ha llevado a cabo también la consolidación y restauración de la barrera exterior sur.

Los trabajos que ahora se han realizado son la continuación de la actuación correspondiente a la primera parte de esta primera fase que concluyó en 2011. Así, se ha acometido el remate final de la primera fase que se circunscribe fundamentalmente en la barrera exterior sur donde se ha consolidado y restaurado el tramo más occidental y se ha desescombrado el material de acumulación de rellenos que afecta estructuralmente a la barrera y drenaje de aguas superficiales.

En el cuerpo principal o recinto alto se han consolidado las coronaciones y bordes de los muros, los paños que han perdido el recubrimiento exterior, las puertas este y oeste y el acceso a la torre del homenaje y se han repuesto los sillares en los sectores con falta de estabilidad.

La empresa adjudicataria de esta actuación fue Técnicas para la Restauración y Construcciones S.A. (TRYCSA), la cual dispuso de un plazo de 18 meses para ejecutarla.

CONSTRUIDO EN EL AÑO 1000

Construido entre los siglos X y XI, y modificado entre los siglos XIV y XV. La fortaleza tenía tres recintos amurallados de forma irregular, adaptándose al cerro donde se asentaban.

En el primer recinto, o recinto interior, destacan sus aún altos muros y la puerta de acceso, que pudo tener un arco de herradura similar al del castillo de Gormaz. En los extremos del lado orientado al este del recinto se disponen dos torres: una, la del Homenaje, y de la otra, parte el segundo recinto.

De este segundo recinto, que rodeaba al primero, apenas quedan restos, lo mismo que del tercero. De este último, el resto más destacado es la torre del Agua, situada en el extremo norte, en la base del cerro junto al río Ucero. Protegía tanto el acceso al puente como la recogida de agua.

La fortaleza se encontraba rodeada de atalayas situadas a mayor cota que él, como las de Uxama, Valdenarro y Lomero, con las que se comunicaba visualmente. El castillo fue construido en mampostería y sillarejo, y se aprovecharon también distintos elementos y materiales de origen romano, como sillares, cornisas o columnas, especialmente en la torre del Agua.