El portavoz de Educación del Grupo Socialista en las Cortes Regionales de Castilla y León, arremete nuevamente contra la enseñanza concertada y sus profesionales en el Parlamento

El portavoz de Educación del Grupo Socialista en las Cortes Regionales de Castilla y León, arremete nuevamente contra la enseñanza concertada y sus profesionales en el Parlamento.
         

Fue el pasado 30 de septiembre en la Comisión de Educación, en el acto de comparecencia de la consejera de Educación quien informaba sobre el grado de cumplimiento de los objetivos de su departamento en la legislatura actual, cuando el parlamentario del Grupo Socialista, Sr. Pablos Romo, se despachó en contra de la concertada y de sus profesores.
No es la primera vez que lo hace, ni será la última. La fijación en contra de la concertada y de sus profesionales le llevó a afirmar que se han recortado “ nueve millones de Euros y trasladarlo al pago de salarios de la enseñanza concertada”, “ tres eran de proyectos de investigación y seis de inversiones en centros públicos”. Es decir: por culpa de los profesores de la concertada, que cobran por ejercer su función, educar, desaparecen inversiones y proyectos de investigación en nuestra comunidad ¿Pueden ser estas afirmaciones propias de un parlamentario?
Sr. Pablos, usted sabe que no dan ni para medio titular de prensa, de la misma forma que sabe que el pago de esos salarios está presupuestado.
Si quiere hablamos de empleos y de salarios: es Vd. parlamentario en las comisiones de Agricultura, Ganadería y Desarrollo rural, Presidencia, Discapacidad, Relaciones con el Procurador del Común y Educación, profesor de matemáticas, conferenciante, escritor, estancias en la Universidad de Oxford… ¿Cobra Vd. por estas actividades?
Deje ya de postular con afirmaciones como esta: “nos parece bien que se paguen los salarios”. Estaría bueno que los salarios de los más de 7000 profesores de la concertada dependieran de que les parezca a Vds. bien o mal.
Sr. Pablos, como parlamentario en la citada intervención en la comisión de Educación, su nivel no fue de muy deficiente porque esa calificación ya desapareció hace varios lustros de cualquier sistema de notas, su calificación es de insuficiente, y si matizamos, más de uno le pondría un rosco.
Por cierto, de la misma forma que usted y los suyos, -muchos de los cuales llevan a sus hijos a la concertada-, dicen “no tener ninguna duda al elegir educación pública o concertada”o “nosotros siempre con la educación pública”, los votantes de la concertada tampoco dudarán a la hora de pasarse por las urnas. Sr. Pablos, siga descansando en sus poltronas y de paso invéntese otra historia en contra de la concertada porque esta ya no le funciona.