domingo 4 diciembre, 2022
InicioACTUALIDADPresidencia apuesta por la educación para el desarrollo con un incremento del...

Presidencia apuesta por la educación para el desarrollo con un incremento del 63 % del presupuesto

Los recursos para esta finalidad crecen hasta los 827.750 euros. Además, la Junta abre nuevas vías de colaboración con las universidades públicas, la incorporación de empresas en el ámbito de la cooperación o por medio del programa de impulso de la cooperación de las entidades locales.

El consejero de la Presidencia, Jesús Julio Carnero, ha inaugurado hoy, en Valladolid, la primera edición del Congreso de ‘TransformAcción y ParticipAcción’, organizado por el Observatorio de Transformación y Participación de Castilla y León y la Asociación Pajarillos Educa.

En sus palabras, Carnero ha hecho alusión al “compromiso que mantiene la Junta con la educación para el desarrollo y la ciudadanía global, como parte esencial de la política que se lleva a cabo en materia de cooperación internacional, donde la Consejería de la Presidencia ha incrementado un 63 % esta partida en el nuevo presupuesto, reforzando todos los programas y abriendo nuevas vías de colaboración”.

El presupuesto, que partía de 506.500 euros, aumenta en 321.250 euros hasta situarse en los 827.750 euros, es decir un 63,4 % más respecto al año 2022.

Además, se abren nuevas vías de colaboración con las universidades públicas, la incorporación de empresas en el ámbito de la cooperación o el programa de impulso de la cooperación de las entidades locales.

La modalidad de la educación para el desarrollo se va a canalizar a través de cinco dimensiones interrelacionadas, fortaleciendo el compromiso solidario de la sociedad castellano y leonesa:

1. Información

El objetivo de la dimensión informativa es favorecer la transparencia de las actuaciones de la Consejería y promover que las ONGD también informen del trabajo que se lleva a cabo en este sector, con acciones como: campañas en medios de comunicación masivos, publicaciones en redes sociales, publicación de toda la actividad en la página web de la Junta de Castilla y León, y organización de actos de comunicación de la labor del Gobierno autonómico.

2. Sensibilización

Aquí las acciones son fundamentalmente dos. En primer lugar, la convocatoria de proyectos destinada a ONGD, la más importante que dispone la Consejería en educación para el desarrollo y la ciudadanía global, con un importe de 350.000 euros. Y, en segundo término, la convocatoria destinada a centros educativos, que para 2023 ha incrementado su dotación de 30.000 euros a 50.000 euros, dado el interés que muchos docentes muestran en trabajar estos temas dentro y fuera del aula.

3. Educación – formación

Las actividades de formación y capacitación de la población tienen como objetivo principal intercambiar conocimientos, herramientas y recursos que ayuden a dar una respuesta comprometida con el cumplimiento de los derechos humanos.

La parte formativa se aborda de forma mixta, a través de cursos y jornadas destinados a colectivos tan diversos como el de los docentes, los jóvenes, las propias entidades del sector o las asociaciones de vecinos o juveniles, y a través de programas de prácticas y becas en formación, convocados anualmente, con el objetivo de mostrar y apoyar a los futuros cooperantes.

4. Investigación

Desde la Consejería también se apoya la investigación y la innovación en materia de cooperación, tanto en forma de estudios, como de investigaciones prácticas que promuevan tecnologías que mejoren la vida de las personas, como se ha puesto de manifiesto este año mediante la primera convocatoria de Premios a Trabajos Académicos de Educación Superior, de los cuales ya se hizo entrega en la Universidad de León el 17 de octubre a seis trabajos de las universidades de Burgos, Valladolid y Salamanca.

5. Participación – movilización social

En este apartado uno de los ejes de trabajo es el fomento del voluntariado en materia de cooperación internacional, que también supone una formación y sensibilización para aquellas personas que participan, actualmente con dos programas: uno de ellos, dirigido a la ciudadanía en general y a los jóvenes en particular, y otro dirigido a los empleados públicos.

Estos demuestran cada vez un interés mayor, algunos por motivos personales, pero también profesionales, ya que la cooperación técnica consiste en el intercambio de conocimientos y muchos empleados públicos ofrecen estos conocimientos a otros países y regiones.