martes 7 febrero, 2023
InicioACTUALIDADRío Duero Soria supera a Leleman Conqueridor Valencia en un disputado encuentro

Río Duero Soria supera a Leleman Conqueridor Valencia en un disputado encuentro

Los sorianos se llevan tres puntos muy importantes en un encuentro en el que ninguno de los dos equipos cedió un solo palmo de cancha

Notable victoria de Río Duero Soria ante Leleman Conqueridor Valencia por 3-1 (25-22, 22-25, 25-21, 25-20). Y es que se trata de una victoria muy valiosa por tratarse de rivales directos, así como por la dificultad del encuentro, en el que los dos equipos demostraron su entrega y actitud, no dando ninguna pelota por perdida, logrando defensas muy meritorias y, en definitiva, vendiendo muy caro cada palmo de cancha. Así, aunque los sorianos se impusieron en la primera manga, los valencianos equilibraron el duelo en el segundo acto, e incluso en el tercer y cuarto set, donde los sorianos fueron ligeramente superiores, el juego estuvo muy igualado. Por tanto, partido muy interesante y atractivo, con acciones muy espectaculares tanto de ataque como de defensa.

En el primer set los sorianos lograron llevar la iniciativa en el marcador en todo momento. Y eso que Leleman Conqueridor Valencia apretó mucho con el saque, pero la recepción local demostró un magnífico nivel. No obstante, cuando la presión de los sacadores hacía daño, con Javier Monfort, Funes y resto de componentes, los celestes lograban evitar errores consecutivos y, sobre todo, los atacantes mostraban una confianza capaz de hacer rotar al equipo en momentos determinantes. Todo ello privó a los valencianos de dar caza a los locales en el marcador, sobre todo con el 23-22, que finalmente quedó en una advertencia, pues los de Toribio lograron cerrar la manga 25-22.

En el segundo acto los valencianos devolvieron la moneda al cuadro de Soria. De hecho, al igual que los celestes en el primero, ahora eran los visitantes quienes lograban una pequeña renta inicial desde los primeros compases. El cuadro de Toribio también trataba de recortar distancias, pero Vicente Monfort encontraba siempre un aliado imparable en su equipo, bien con su hermano Javier, por el centro con Scarpin o con un Amorin un tanto intermitente. La superioridad visitante era manifiesta en esta fase del choque, y el 22-25 acabaría iluminando el marcador.

Tras el equilibrio de fuerzas en el electrónico, quedaba por determinar los derroteros por los que iba a discurrir el encuentro. Y lo cierto es que la igualdad se evidenció en el marcador con numerosos empates y sin que ninguno de los dos equipos lograra abrir hueco en el marcador. El cuadro soriano elevó su nivel de saque cuando más igualado estaba el duelo, logrando amortizar sus oportunidades más allá del ecuador de la manga. Moreno y Vargas, por las alas, se convertían en los aliados más fiables de Lorente, mientras que las dificultades en recepción minimizaban el peligro de Conqueridor por el centro, lo cual sería determinante de cara al 25-21.

Por entonces, el nivel del encuentro era muy alto, con acciones de defensas inverosímiles y acrobacias de todos los colores para llegar a balones aparentemente imposibles. Nadie quería dar su brazo a torcer, y por eso, en cuanto Soria logró una primera ventaja significativa (12-9) llegó el tiempo muerto de Fabián Muraco. La acción del técnico se antojaría determinante, pues acto seguido su equipo equilibraba la balanza (12-12). Los sorianos no encontraban ahora a Vargas, pero Lorente tenía en Villalba un nuevo filón infalible, y la ventaja volvía a elevarse con el 18-15 y el segundo tiempo muerto del cuadro levantino. Sin embargo, en la recta final, los de Toribio vieron los frutos de su insistencia, con un Moreno que disparaba sus números ofensivos para cerrar el choque con 25 anotaciones, y un marcador que se sellaba en forma de victoria con 25-20.