Sam Bennett gana en el último suspiro la etapa Garray – Ejea de los Caballeros

Era el primer sprint de La Vuelta a España y todo el mundo lo sabía. En ese terreno el Deceuninck Quick Step se mueve como nadie, pero el joven Jasper Philipsen y el UAE Emirates Team trataron de cambiar el resultado. El belga lanzó el sprint en solitario y no esperaba que el irlandés, Sam Bennett, tuviese la fuerza suficiente para cazarle y superarle en la misma línea de meta en Ejea de los Caballeros. 7ª victoria de la temporada de Bennett y su 3ª victoria en La Vuelta.

     

Salida con sabor a sprint final

Dos nuevos abandonos antes de la salida, Daniel F. Martínez (EF Pro Cycling) y Simon Geschke (CCC Team), dejaban el pelotón en 167 corredores. Todos ellos tomaban la salida en Garray a la 13:20h. Hubo cuatro valientes atacando de salida: Jesús Ezquerra (Burgos BH), Willie Smit (Burgos BH), Luis Ángel Maté (Cofidis Team) y Harry Tanfield (AG2R La Mondiale). Un desafío casi imposible contra los potentes Deceuninck – Quick Step, Bora Hansgrohe y Trek Segafredo, que siempre comandaban el pelotón. Llegaron a tener 4 minutos de ventaja, pero fue en los primeros 12 kilómetros, una vez se organizaron detrás la ventaja nunca pasó de los 3 minutos.

El viento y las ganas de abanicos

Al paso por Borja, el Movistar Team de nuevo tomó el control del pelotón. Buscaban cortar el grupo, sabían que cambiaba la dirección del viento y que el paso por los pueblos podía romper todo. Ineos Grenadiers y Astana Pro Team también se unieron a la fiesta a 70 km/h. Pero, sorprendentemente, no hubo cortes en el pelotón a pesar de la velocidad y el viento. Los 4 fugados resistieron ese envite, llegaron a quedarse a 20”, y luego volvieron a llevar su ventaja por encima del minuto. Consiguieron, incluso, llegar hasta el Sprint Intermedio con 30” de ventaja.

Aparecieron los rápidos

Después de otro intento de Movistar Team e Ineos Grenadiers de tensar el ritmo y romper el pelotón, fue el turno de los trenes. Pelotón agrupado a falta de 15 km para la llegada. De nuevo, el ritmo subió hasta casi los 70 km por hora. El Deceuninck Quick Step demostró, otra vez, porque tienen más victorias que nadie cada temporada. Primero con Rémy Cavagna llevaron el tren a cabeza y después con Michel Morkov volvieron a colocar a Sam Bennett entre los mejores. Pero el joven Jasper Philipsen y el UAE Team Emirates, fueron los que mejor tomaron la última curva. El joven belga de 22 años se lanzó a por su primera victoria en una Gran Vuelta… pero el irlandés apareció justo para ganarle sobre la línea de llegada en Ejea de los Caballeros. Su 3ª victoria en La Vuelta.