sábado 1 octubre, 2022
InicioACTUALIDADEl Sindicato Profesional de Policía denuncia un injustificado y falso ataque realizado...

El Sindicato Profesional de Policía denuncia un injustificado y falso ataque realizado al Comisario Jefe Provincial de Soria, D. Honorio Pérez Pablos

El Sindicato Profesional de Policía (S.P.P.), sindicato mayoritario en las escalas de mando de la Policía Nacional, DENUNCIA un injustificado y falso ataque realizado al Comisario Jefe Provincial de Soria, D. Honorio Pérez Pablos, en el día de la celebración de sus
Patronos los Santos Ángeles Custodios, acusándolo en unos casos, de falta de diálogo, pasividad para resolver los problemas, no atender sus peticiones y buscar su beneficio personal para ascender, actitud que critican , según el SUP los cinco sindicatos policiales
Desde el SPP muestran el más firme apoyo al mando policial de la Comisaría Provincial de Soria cuya trayectoria profesional es impecable. En sus años en la Policía Nacional ha obtenido distintos reconocimientos por su labor y mantenido siempre cordiales relaciones profesionales y personales con sus compañeros, con un respeto y consideración nunca cuestionados.
Este ataque carece del más mínimo fundamento ya que todas las decisiones del Jefe Provincial son adoptadas en base a criterios estrictamente profesionales, dentro del marco normativo impuesto por el régimen estatutario y nunca faltando al respeto a representantes sindicales ni compañeros en general y anteponiendo siempre el beneficio del servicio, la seguridad de todos los ciudadanos y la prestación de un servicio público policial de calidad, integral, eficaz y eficiente, optimizando y racionalizando los
recursos humanos y materiales disponibles, sin tener en cuenta nunca el beneficio propio, como así le acusa el representante del Sindicato Unificado de la Policía.
La toma de decisiones respecto a la Seguridad en la Prisión Provincial, en la que se ha optado por un turno rotatorio, es una decisión similar a la tomada en todas las provincias en las que existe Prisión Provincial con seguridad por parte de la Policía Nacional, primando siempre la calidad del servicio e intentando beneficiar al conjunto de los policías destinados en la Comisaría Provincial, intentando no destinar únicamente a los policías de nueva incorporación, jóvenes en la mayoría, lo que aparte de poco operativo para la Seguridad Ciudadana de la ciudad crearía posiblemente frustración, desgana y falta de iniciativa en sus funciones.

Sindicato Profesional de Policía


El S.P.P., no comparte la opinión del delegado del S.U.P. Sr. Robles Melón, y no consiente que éste hable en su nombre, cuando su opinión es justamente la contraria, apoyando la actuación del Comisario Jefe Provincial, a quien la situación de la criminalidad en Soria le da la razón, extremo compartido por el subdelegado del Gobierno, quien afirmó que Soria es una ciudad muy segura y sus ratios de criminalidad son de los mejores de España, situándose su tasa de criminalidad de 27,3 infracciones por cada mil habitantes, cuando la media nacional se sitúa en el 39’2 %.
La gestión de D. Honorio Pérez Pablos no sólo cuenta con el respaldo de todas las instituciones de Soria, encabezadas por el subdelegado del Gobierno, sino que ha profundizado intensamente la coordinación y colaboración con Policía Local, Guardia Civil, Bomberos, Centro Penitenciario, Delegación de la Junta de Castilla y León, 112, Servicios de Emergencia, etc…
No es cierto que el boicot a los actos fuese mayoritario, ya que hubo una nutrida asistencia al mismo por parte de funcionarios policiales, incluidos los representantes de tres sindicatos, de los cinco con representación en la Comisaría.
Consideran que este ataque basado en acusaciones malintencionadas supone un grave perjuicio para el Comisario Provincial, quien merece que su honor y buena imagen no queden empañados por lo que podemos calificar de una grave mala praxis sindical. En el Sindicato Profesional de Policía pensamos que en la actividad sindical no todo vale y muchos ataques vienen motivadas por un meditado afán de ataque a los mandos de la Policía Nacional, olvidando la esencia propia del cuerpo en la que el respeto a los superiores y a los subordinados es una de sus señas de identidad.