miércoles 30 noviembre, 2022
InicioACTUALIDADEl Consejo Territorial de Pesca de Soria informa favorablemente la propuesta de...

El Consejo Territorial de Pesca de Soria informa favorablemente la propuesta de Orden de Pesca para la temporada 2023

La propuesta de la Orden de Pesca para la temporada 2023 apenas sufre cambios respecto a la normativa de esta temporada. El periodo hábil para la trucha común comenzará el 25 de marzo y finalizará el 31 de julio.

El Consejo Territorial de Pesca de Soria, reunido esta mañana bajo la presidencia de la delegada territorial, Yolanda de Gregorio, ha informado favorablemente la propuesta de Orden de Pesca para la temporada 2023.

Ante los miembros del Consejo se ha expuesto la propuesta de la Dirección General de Patrimonio Natural y Política Forestal de normativa reguladora de la Pesca para la temporada del año 2023, en lo que atañe a la provincia de Soria, que conlleva un ajuste de fechas al año 2023, así como una modificación aclaratoria sobre la expedición de permisos sobrantes de pesca en los cotos de la Comunidad.

El periodo hábil en aguas trucheras de acceso libre para la próxima temporada comenzará el día 26 de marzo y continuará hasta el 31 de julio.  En los cotos de pesca, escenarios deportivo-sociales y masas de agua en régimen especial este periodo será el recogido en sus correspondientes planes de pesca, aprobados mediante la Orden FYM/44/2022, de 21 de enero. El cangrejo se podrá pescar desde el 1 de junio hasta final de año en las masas de agua delimitadas mediante la Orden FYM/339/2019, de 27 de marzo, salvo en los refugios de pesca, excepción hecha para el río Caracena y el arroyo de La Dehesa, cuya pesca se regula en la ORDEN MAV/573/2022, de 26 de mayo, por la que se aprueba el plan de control del cangrejo rojo o de las marismas (Procambarus clarkii) y del cangrejo señal (Pacifastacus leniusculus), en el ámbito de la Comunidad Autónoma de Castilla y León.

En la reunión se ha trasladado a los miembros del Consejo distintos cuestiones de interés relativas al año en curso, como información de las sueltas y repoblaciones con alevines de trucha común realizadas a lo largo de 2022, información sobre los porcentajes de ocupación de los distintos tramos de agua regulados de la provincia a lo largo del año, información sobre las actuaciones de control poblacional de cormorán e información de la red de seguimiento y control de las poblaciones acuáticas, comunicando a los miembros que las memorias con la evolución de los parámetros están a disposición de los interesados en la web de la Junta de Castilla y León.

También se ha informado sobre las obras y mejoras de tramos de pesca presupuestadas para la próxima anualidad, como son la creación de mejores accesos en el Coto de Pesca de Covaleda, mediante tratamiento de la vegetación de las márgenes, la reforma de los dos refugios de pescadores situados en el río Abión y el acondicionamiento de la senda de acceso al Escenario Deportivo Social de Pesca.

En lo que atañe a la Orden FYM/44/2022, de 21 de enero, por la que se declaran los cotos de pesca, escenarios deportivo-sociales, aguas en régimen especial y refugios de pesca de la Comunidad de Castilla y León y se aprueban los correspondientes planes de pesca, se propone la actualización en la redacción de los Refugios de Pesca así como la división del AREC del Cidacos en dos tramos distintos, como consecuencia del llenado del embalse de Enciso (La Rioja).

Para finalizar, se han comunicado las actuaciones que el Servicio Territorial de Medio Ambiente llevó a cabo como consecuencia de la mortandad de peces acaecida el 31 de julio en el río Ucero. Dos agentes medioambientales de la comarca de El Burgo de Osma fueron avisados, por pescadores locales, del avistamiento de varias truchas muertas en el tramo del río Ucero conocido como ‘La Güera’, procediéndose a la recogida de muestras de agua en varios puntos del tramo afectado.

Al día siguiente, personal de este mismo Servicio procedió a la recogida de un total de 434 truchas (de las cuales 132 alevines), 5 bordallos, 50 gobios y 30 bogas a los que se tuvo acceso. Los ejemplares de peces muertos extraídos del cauce fueron enterrados en lugar habilitado a estos efectos y las muestras de agua y vertido recogidas fueron remitidas al Laboratorio Regional de Calidad Ambiental (Burgos) para su análisis. De los resultados se destaca, entre otras cuestiones, el mal funcionamiento de la depuradora de El Burgo de Osma y que la mortandad se produjo por anoxia (falta de oxígeno).