La Junta reitera al Gobierno que reconsidere la distribución de los Fondos REACT-EU para evitar el perjuicio que supone para Castilla y León

     

El consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, ha participado en la constitución de la Conferencia Sectorial del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, en la que se han marcado las pautas para su desarrollo y los objetivos de trabajo de cara a la programación, gestión y ejecución de las actuaciones financiables con fondos europeos.

     

En el encuentro, el consejero ha reiterado la importancia de que se reconsideren los criterios planteados por el Gobierno de España en el reparto a las comunidades autónomas de los 10.000 millones de euros de los Fondos REACT-EU correspondientes a los Fondos de la Nueva Generación Europea, para evitar el perjuicio que supone para Castilla y León.

Fernández Carriedo ha insistido en que la Comunidad es la más perjudicada en el reparto, ya que únicamente se le asignan 335 millones de euros de los 10.000 millones distribuidos entre las comunidades autónomas, además de que se ha hecho de forma unilateral, sin contar con las Comunidades Autónomas y sin convocar el Consejo de Política Fiscal y Financiera.

Asimismo, tal y como hiciera en la carta que remitió a principios de mes a la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, el consejero de Economía y Hacienda ha subrayado que desde la Junta no se comparte el cálculo del Gobierno, pues recibir un 3,35 % del total del reparto autonómico es una cifra muy inferior a lo que Castilla y León representa en el conjunto de España: el 18,6 % de la superficie y el 5,1% de la población.

Por ello, desde la Junta se considera que la distribución de los fondos perjudica a las comunidades autónomas que están acertando en sus políticas para combatir la recesión, como es el caso de Castilla y León, que ha logrado reducir el impacto de la crisis en términos de PIB y empleo en comparación con la media española.

Fernández Carriedo, que ha remarcado la importancia de estos recursos en el contexto de lucha contra la crisis causada por la pandemia del COVID-19 -especialmente por los mayores costes en la prestación de los servicios públicos en los territorios con elevada dispersión, superficie y envejecimiento-, ha añadido que la distribución de los Fondos REACT-EU perjudica de forma especial a las comunidades con problemas demográficos.

Los Fondos de Nueva Generación de la Unión Europea (NextGeneration EU) son un mecanismo financiero específico dotado con 750.000 millones de euros para hacer frente a los desafíos planteados por la pandemia COVID-19. Estos fondos cuentan con varios mecanismos, entre los que se encuentra el REACT-EU, que tiene una asignación de 47.500 millones de euros para todos los socios de la Unión Europea.

Del fondo REACT-EU, 10.000 millones son distribuidos entre las comunidades, de los cuales el Ministerio de Hacienda ha asignado tan solo 335 millones a Castilla y León, un 3,35 % del total del reparto autonómico.