La PPSO califica de “ruín e indigno” que el alcalde de El Burgo “sea capaz de criticar la labor de anteriores corporaciones y enredarse en comentarios soeces”

     

Así lo explicaba el portavoz municipal de la formación soriana, Antonio Pardo, en una carta abierta:

     

LA PLATAFORMA DEL PUEBLO SORIANO DE EL BURGO DE OSMA DEFIENDE EL ACUERDO QUE SE REALIZÓ CON CARBURES EN EL AÑO 2012 Y 2018 Y PIDE A NAVAS&COBO MESURA Y CORDURA EN SUS DECISIONES.

Es impropio de un Ayuntamiento que presume de ser transparente, el llevar un tema tan delicado como este a un Pleno Ordinario como moción de urgencia y sin consultar con la oposición, que casualmente es la fuerza mayoritaria en el Ayuntamiento. Y más grave cuando antes de iniciarse el pleno, el tándem Navas&Cobo llama aparte al portavoz de la PPSO, Antonio Pardo para plantearle retirar un punto del orden del día y no le dicen nada de semejante asunto. Para incluir un punto por urgencia en un pleno es preciso en primer lugar justificar la urgencia y luego votarla, y si sale adelante se trata el tema con detenimiento para proceder a la votación final. El señor Cobo no sabía justificar la urgencia, fruto de la improvisación y tampoco lo había recogido adecuadamente en el expediente y por eso cometió un error grave, que es decir públicamente la siguiente afirmación “o nos damos prisa o esta empresa nos la cierran, la precintan por razones de embargo”. Además Cobo debe saber y si no que le asesoren, que el motivo que cita públicamente, no es motivo para iniciar un expediente de reversión, pero de eso hablaremos más adelante. Es evidente que Cobo no está a la altura de las circunstancias, mete la pata una vez más y desacredita el buen nombre de nuestro Ayuntamiento, pues hasta hora nadie nos había pedido que rectificáramos o se verían obligados a iniciar acciones legales. No será porque el portavoz de la PPSO, Antonio Pardo no le pidiera varias veces prudencia, que apartara la moción para tratarlo con cuidado e incluso ofreciéndose para hablar con la empresa en nombre del Ayuntamiento. Hubo un momento en el que Cobo parecía que aceptaba pararlo pero la otra costilla, Navas, rompió rápidamente con un “vamos a votar la urgencia”. Se ve quien manda en el Ayuntamiento. Aprobada la urgencia entramos en el debate del asunto, evidentemente el grupo PPSO sin ningún tipo de información del expediente, al haber sido introducido por la puerta de atrás mediante moción. Durante el debate, el que más se afanaba era Navas, con cuestiones de legalidad sobre la cesión de la nave municipal a Carbures o sobre el posible incumplimiento del acuerdo. Hasta que el portavoz de la PPSO, Antonio Pardo, le tuvo que recordar que él había votado a favor de la cesión de la nave a Carbures en 2012, cuando pertenecía a otro grupo político, IDES, pero que también lo votó a favor el Grupo Socialista que es en el que se encuentra en estos momentos. En conclusión fue aprobado por unanimidad de todos los grupos políticos, total 13 concejales, y si las cuentas no me fallan, 5 de los concejales de la actual Corporación de 11 miembros, estaban en aquel acuerdo, Antonio Pardo, Elías Alonso, Marcelino Romero, Martín Navas e Isaac Izquierdo. Evidentemente el señor Navas plegó velas ante semejante información que él no recordaba o no quería recordar y que además dejaba en muy mal lugar a sus socios de gobierno actuales del tándem Navas&Cobo pues el paso ya estaba dado, habían votado la urgencia, habían utilizado todos sus malos argumentos y ya no les quedaba otra que seguir adelante. Pero vaya marrón. El acuerdo del 2012 es lo mismo que el acuerdo del 2018 en su parte fundamental. Si en el 2012 todos los grupos estaban de acuerdo y no había informes que rechazaran el acuerdo, que ha cambiado en toda esta historia. La Plataforma del Pueblo Soriano piensa que ha habido mucha precipitación en esta decisión porque el acuerdo del Pleno para iniciar el expediente de reversión nos lleva a este Municipio a una situación delicada. ¿El argumento esgrimido por Cobo para justificar la urgencia es el adecuado? ¿No hubiera sido mejor hacer una reunión con la empresa, a la que se ofreció incluso Antonio Pardo a participar? ¿Y si la empresa dice que está en plazo para cumplir la totalidad del acuerdo? Porque visto y leído el acuerdo definitivo nunca habla como motivo por el que se inicia la reversión del bien lo que decía Navas en el Pleno, “que era ilegal la cesión”. ¿Si el acuerdo del 2012 fue apoyado por unanimidad de todos los grupos y no había informes contrarios y el del 2018 era fundamentalmente por un aumento de superficie, que ha cambiado? Por todo ello la Plataforma del Pueblo Soriano defiende los acuerdos realizados en el 2012 y 2018 y lo que tiene que velar el Ayuntamiento es porque se cumpla el acuerdo y para ello nos ponemos a disposición de nuestra institución municipal.